Activos inmobiliarios Alquileres Bancos Economía Iniciativa Legisklativa Popular (ILP) Opinión Plataforma de Afectados por la Hipoteca PP usuarios Vivienda

El valedor de la banca vuelve a pasar por encima de la Constitución

Si en algún momento la Plataforma de Afectados por la Hipoteca pensó, que Albert Rivera y su partido iban a apoyar la tramitación de su Ley de vivienda, va a ser que su ingenuidad camina de la mano con la ignorancia. La que muestran al desconocer, que C’s es ya, por delante del PP, el genuino valedor de la banca para dotarse de un entorno legislativo favorable con sus actuales intereses.

Llegó la PAH al Congreso con una propuesta continuista de aquella del 2013, que aunque avalada por más de 1,4 millones de firmas, terminó en la papelera. Las mismas reivindicaciones y otras nuevas, como el problema del alquiler, que pretende ajustar las necesidades  actuales al son de la situación que están creando los especuladores, Socimis y grandes tenedores de viviendas, como son los bancos.

Cinco son las reclamaciones que la plataforma considera básicas para una ley de vivienda mínimamente digna: que no se produzcan desahucios sin alternativa habitacional; regular el precio del alquiler; la dación en pago reatroactiva; que se realoje temporalmente a familias en emergencia en pisos vacíos de la banca y combatir la pobreza energética.

Pero frente a esas necesidades vitales, contempladas en nuestra Constitución, están los intereses de los bancos, principales orígenes del problema que padecemos y que necesitan de un entorno legislativo favorable para continuar obteniendo beneficios con la vivienda.

Así las cosas, el pasado 20 de marzo, el partido de Rivera se alió con el Partido Popular en la Mesa del Congreso para impedir la tramitación de la Ley de Vivienda presentada por la PAH y que contaba con el apoyo de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDCat, Compromís y Bildu.

Y con ese apoyo a Mariano Rajoy, Ciudadanos dio la espalda a a los casi 700.000 familias desahuciadas desde que se inició la crisis en una tragedia que continúa repitiéndose a diario en nuestras ciudades y pueblos. Nada menos que 63.145 desahucios se produjeron durante el pasado año, es decir, uno cada 8 minutos según datos de la plataforma de afectados. Aunque la situación ha ido cambiando conforme el parque de viviendas quedaba en manos de los bancos y estos volvían a controlar el mercado habitacional, impulsando los precios de los alquileres para sacar beneficio de ese inmenso stock de viviendas que les ha dejado la crisis.

Los precios del alquiler han aumentado un 40% sólo entre 2013 y 2017. Más del 60% de los desahucios son actualmente por impagos de alquiler, porque las familias no pueden hacer frente a los precios desorbitados y a incrementos enloquecidos. Y las personas vulnerables que se ven en la calle, encuentran cerradas las puertas de la Administración pública, que solo cuenta con un 1% de parque público en todo el Estado.

Por si su voto para impedir la tramitación en el Congreso de una Ley, que favorecía a varios millones de personas afectadas, no hubiera sido suficiente, Rivera, obediente a los deseos de los bancos,  registraba en el Congreso una propuesta de ley para agilizar los desalojos forzosos de familias que se han visto en la necesidad de ocupar.

La ley que pretende impulsar Ciudadanos,  se centra en permitir a la policía entrar a la fuerza en viviendas ocupadas, sin ninguna orden judicial, para identificar a los ocupantesMás aún, esta propuesta incluye que las familias que ocupen viviendas ya no puedan acceder a ayudas públicas durante períodos de 6 meses a un año, con lo que dejan a las familias en una completa desprotección, que les incita a reincidir en la ocupación para poder sobrevivir. Y se repite, de este modo, un bucle de criminalización que no ofrece soluciones. Además, endurece gravemente las penas de cárcel, amplía el plazo de prescripción del delito, y permite a los Ayuntamientos desahuciar. El único objetivo de esta iniciativa es proteger el conjunto de pisos vacíos que acumulan los bancos tras haber desahuciado a cientos de miles de familias. Hablamos de pisos vacíos que ponen en el mercado a precios elevados, para así elevar el precio del mercado y especular con la vivienda

El fenómeno de la ocupación es muestra del estado de necesidad en que se encuentran centenares de miles de personas, que carecen de lo más fundamental que es la vivienda. Y si carecen de ella es por la ausencia de políticas públicas que aseguraran ese Derecho a la Vivienda que figura en nuestra Constitución, unido al bloqueo sistemático de cualquier iniciativa ciudadana que ofrezca soluciones reales. Un contexto donde las familias tienen que acabar decidiendo entre vivir en la calle con sus hijos, u ocupar por necesidad. La crisis económica e inmobiliaria y un gobierno dirigido a defender los derechos de los especuladores frente al de las personas, es el que nos ha llevado a esta situación. A pesar de lo que manifieste Ciudadanos –sarcasmo de nombre para una asociación de valedores bancarios-, nadie ocupa una vivienda por gusto. Es decisión que acarrea momentos de desprotección jurídica y tensión emocional para las familias, ya que se encuentran en una situación de incertidumbre e irregularidad.

Para el partido naranja la Constitución sólo existe cuando se trata de defender los intereses de especuladores y empresas, y si el artículo 47 de nuestra Carta Magna dice “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”,  lo ignora, porque choca con los intereses de sus representados, que desean un marco legislativo que favorezca su actual situación de grandes tenedores de vivienda y poder especular con sus precios y alquileres.

Y si el artículo 47 le trae al fresco a Rivera, el 18, que “garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, asegurando que el domicilio es inviolable y que ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito”, no lo es menos. También incomoda a los bancos y por lo tanto puede y debe ser vulnerado.

El ciudadano Rivera se ha hecho fuerte en Cataluña siendo más de derechas que el propio Partido Popular y al parecer quiere seguir con la misma estrategia en el resto del Estado. De momento, ya disputa a Rajoy no sólo el liderazgo de la derecha recalcitrante, sino también el favor de las instituciones financieras y aquí parece que ya le lleva una clara ventaja. ¿Reprocharan los bancos a Mariano la sucesión de sentencias del TJUE contraria a sus derechos consuetudinarios? ¿Dirán que no ha hecho nada por defenderles frente a los derechos de millones de desarrapados sin casa? Rivera se ha propuesto colmar sus expectativas y de momento va ganando.

Y si Rivera y su partido van ganando, los que pierden son los españoles afectados por la especulación inmobiliaria, la subida de los alquileres, la ausencia de vivienda social, los abusos de las suministradoras…

Y como decía antes, el sarcasmo del nombre del partido naranja es una buena muestra más del éxito del marketing político. Ni el partido de Rivera tiene nada que ver con ciudadanos, concepto nacido de la revolución francesa, ni el partido de Rajoy es del pueblo, ni el que se instala el apellido democrático suele serlo. Dice el refrán “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

Si Rivera continúa compitiendo con el PP, en una ignominiosa carrera por  lograr cambios legislativos favorables a sus patronos y teniendo el Judicial ya controlado –salvo el TJUE- contemplaremos de nuevo una escalada de la especulación inmobiliaria, con incremento de precios en los alquileres e inmensos beneficios espurios  en grandes tenedores de vivienda, bancos, Socimis y fondos buitre. Que lo intente disfrazar de lucha contra los narcopisos es una mentira confeccionada a la medida de los que quieran escucharle.  La banca está decidiendo a quien apoya con sus recursos. Ellos ganarán y el resto perderemos, nuestros derechos y nuestro dinero.

Eduardo Lizarraga

WWW:AQUIMICASA.NET

(Visitado 217 times, 1 visitas hoy)
Eduardo Lizarraga
Periodista Económico CEO en www.aquimicasa.net
https://www.aquimicasa.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *