Activos inmobiliarios Alquileres consumidores Economía usuarios Vivienda

Murcia y Andalucía a la cabeza de los alquileres en negro

Que parece normal no declarar los ingresos por el alquiler de ese otro piso que tenemos es algo conocido, pero el dato que no teníamos es que la situación alcanza a más del 40% de los alquileres que se realizan en nuestro país. Este es el dato que da el colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), que asegura que el 41,4% de los alquileres no se declara.

Y esa es la razón por la que Hacienda se está ocupando en detectar todos esos alquileres opacos de los que podría obtener una buena cifra y hacer de su “caza” uno de los objetivos de la campaña de Renta 2016.

Los técnicos de GESTHA recuerdan que la Agencia Tributaria “ha puesto el foco” en los alquileres en negro en la Campaña de la Renta de este año, en la que ha incluido un mensaje informativo a través del sistema Renta Web para los contribuyentes que tienen anunciados pisos en varios medios, sobre todo a través de Internet.

El 41,6% de alquileres no declarados se traduce en la existencia de algo más de un millón de viviendas que generan ingresos en “B”, a los que hay que sumar otras 367.059 viviendas que se ceden de forma gratuita o a bajo precio, normalmente a familiares. Esta últimas, en general, no producen fraude porque el propietario aplica en el IRPF un porcentaje del valor catastral como renta imputada.

Entre los propietarios de viviendas cuyos alquileres no se declaran hay dos perfiles mayoritarios: personas mayores que ya no necesitan su segunda vivienda y la alquilan para complementar la pensión y familias que durante el boom inmobiliario compraron una nueva casa y arriendan la antigua para ayudar al pago de la nueva hipoteca.

Según los cálculos de Gestha, la cifra de alquileres “sumergidos” se han reducido un 12,6% desde 2007, cuando las viviendas alquiladas de modo fraudulento alcanzaban el 54,03%. Para los técnicos de Hacienda, este afloramiento de los alquileres es fruto de la conjunción de varias acciones, como el cruce de información de las deducciones estatal y autonómica de arrendamiento de vivienda habitual. También ha contribuido a ello la reducción en el IRPF del 60% del rendimiento neto del alquiler declarado, que hasta la reforma fiscal de 2015 llegaba al 100% si el inquilino tenía entre 18 y 30 años y unos rendimientos netos superiores al indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM).

Además de éstas cuestiones los técnicos de Hacienda señalan como causa de éste afloramiento de alquileres opacos, a la campaña de comprobaciones realizadas por la Agencia Tributaria desde hace tres años en aquellas viviendas “vacías” con altos consumos eléctricos. Viviendas cuyos propietarios declaraban estar desocupadas. Mucho menor impacto señalan que tienen, las visitas de la Agencia Tributaria destinadas a detectar alquileres opacos, y es que estas visitas son muy escasas y alcanzaron únicamente a 5.469 viviendas en 2015.

Las tres autonomías con mayor porcentaje de alquileres no declarados son Murcia, Canarias y Andalucía , con un 61,1%, 55,6% y 55,4%, respectivamente. Estas tres regiones son de las que más turistas reciben, lo que incide mucho en agravar la situación de clandestinidad, ya que buena parte de los alquileres vacacionales tampoco suelen declararse. En el lado opuesto de la tabla de evasores fiscales por alquileres no declarados se sitúan Galicia, Castilla y León y Aragón, que registran las tasas de arrendamientos en negro más bajas de España: 25%, 23,1% y 21,2%, respectivamente.

(Visitado 16 times, 1 visitas hoy)
Eduardo Lizarraga
Periodista Económico CEO en www.aquimicasa.net
https://www.aquimicasa.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *