La situación en la que estamos inmersos por el COVID 19, unida al desplome casi total  de la economía nacional e internacional en todos los sectores y más aún en la Hostelería y en el pequeño comercio, están haciendo que los precios de los alquileres de los locales comerciales, tanto los ocupados por nuevos emprendedores, como los que ya están en el desarrollo de la  actividad, se haya movido a la baja, sobre todo en el primer caso.

Según una revisión de las ofertas de locales referida a la primera quincena de este mes de mayo y viendo algunos de los  portales de anuncios más introducidos en el mercado inmobiliario, ( Idealista, Belbex, Aquímicasa…)  los datos obtenidos serían:

  • Un 12% en número de locales,  aproximadamente, habrían ajustado a la baja sus precios entre un 5 %y un 25%.
  • Un 2/3% de los tenedores de locales estarían en disposición, en locales de nuevo contrato, de apoyar a los arrendatarios con carencias de hasta 8 meses (año 2020) y ajustes de precio durante el año 2021 de hasta un 25%.

Y en lo referido a negocios en marcha, con contratos en vigor, lo que hemos conocido es similar en las rebajas:

  • De hasta un 50% durante el año 2020
  • De hasta un 25% durante el año 2021

Los movimientos de ajuste a la realidad del momento, han sido más habituales cuando el casero es un inversor profesional que cuando es un tenedor particular.

Esta actuación por parte de los tenedores de locales, es uno de los aportes convenientes y necesarios para los emprendedores  que ya lo son, y más si cabe para los nuevos empresarios que se lanzan al ruedo de los negocios. La reducción en los alquileres ayuda de manera importante, al ser un gasto clave en el Cuadro de Mando de Gastos de la empresa.

Y ello si tenemos en cuenta, referido a la Hostelería, que el importe del alquiler no debe ser superior al 12/15 % de la facturación. Si nos ponemos en  la situación actual, en la que los aforos estarían en 40/50% del total  ( terrazas aparte), la incidencia del alquiler en los gastos es muy importante y ha de estar ajustada al momento, siempre de acuerdo ambas partes.

Los Agentes Inmobiliarios, y sobre todo los que nos dedicamos a locales, sabemos muy bien como están las cosas ahora y tenemos el deber profesional de ser negociadores bisagra, que consensuemos los intereses del emprendedor y del tenedor del local .

Debemos ser capaces de conjugar de una manera ordenada el panorama que las partes tienen por delante .

Tarea tenemos, y ahora mas que nunca.

Esteban Herrero Pascual

Asesor inmobiliario

  Geyhache Desarrollo Empresarial