Encuentra las mejores propuestas inmobiliarias en este destino idílico

Como un mítico animal, que abre sus fauces sobre las azules aguas del Mar Mediterráneo,  debieron verlo los primitivos navegantes mediterráneos, fenicios y griegos,  cuando tras muchas millas de mar alcanzaron la costa. Y desde el comienzo, quisieron rendir homenaje a los dioses, que habían bendecido su viaje, edificándoles una casa en lo más alto del promontorio. Fue Plinio el Viejo, el mismo que moriría observando la erupción del Vesubio en el año 79, el que asegura que los fenicios dedicaron a su dios Baal Hammon, responsable de la fertilidad, las tierras del Cabo de Palos, aunque otras fuentes hablan de navegantes griegos y del dios Cronos.

pisos
casas y chalets
áticos
oficinas
locales comerciales
terrenos y parcelas
naves industriales

Nada queda ya de aquel primitivo templo y en su lugar se alza el Faro del Cabo de Palos, que con una altura de 80 metros sobre el mar, hace llegar su luz a 20 millas de la costa. Entre el primitivo templo fenicio o griego ¿quién sabe?  y el moderno faro construido en 1865, se alzó en su momento una torre defensiva que pretendía avisar a los escasos habitantes de la zona de la presencia de ¡Moros en la Costa!

Y es que las correrías piratas desde Túnez, Argel u Orán menudearon en el tiempo y la presencia de fustas, saetas o galeras, era una auténtica pesadilla para los contados pobladores que se atrevían a vivir en la zona.

La llegada de la luz eléctrica al Cabo de Palos, que todavía era un pequeño pueblo de pescadores con no más de 200 personas, se produjo en 1960, coincidiendo con la llegada de los primeros turistas, que se enamoraron del lugar y ya no pudieron dejar de volver año tras año para poder buscando casas para vivir en Cabo de Palos, aunque fuera unos días. Lo que inició, junto a la vecina Manga del Mar Menor, el florecimiento turístico de la región.

Casas en venta para vivir en Cabo de Palos

Y no es para menos, porque el Cabo de Palos lo merece. La península es pequeña, con poco más de 400 metros de anchura. Pero la belleza que esconden sus recortadas calas y ensenadas, de nombres novelescos y llenos de recuerdos, como Cala Túnez, La Galera, Cala Medina, Las Flores…es difícil de imaginar sino se la contempla en vivo. Belleza que para los amantes del buceo se prolonga desde Cabo de Palos hacia el mar, con una serie de bajos y arrecifes que terminan en las conocidas Islas Hormigas. La oferta de casas para vivir en Cabo de Palos es amplia.

El pueblo de Cabo de Palos ya no es aquel antiguo poblado de pescadores, temeroso aún del arráez y al que llegó la luz eléctrica hace poco más de 50 años. Hoy es una localidad turística, con todas las comodidades y servicios, que exhibe una gastronomía exquisita con especial adoración por el mar y lo que nos trae al puerto todos los días. Y se encargan de mostrarlo los excelentes restaurantes, que con sus animadas terrazas rodeando el puerto, son el centro de animación diurna y nocturna de Cabo de Palos. Y tenemos casas para vivir en Cabo de Palos para todos los gustos, villas, apartamentos, pisos…

Pisos y chalets en venta en Cala Flores

Y si pasar unas vacaciones en Cabo de Palos es algo inolvidable, vivir en esta península, soñada por los antiguos y reservada para sus dioses, es estar cerca del cielo. Del azul del cielo y del azul del Mar Mediterráneo que lo envuelve todo. Casas para vivir en Cabo de Palosun sueño para la vida.

PRIMERA LINEA Inmobiliarias La Manga

Ver más inmuebles de Primera Línea