Una de las mejores zonas del levante para disponer de una vivienda

Entre las orillas del Mar Mediterráneo y el Mar Menor, San Pedro del Pinatar  debe su nombre a los extensos bosques de pinares que cubrían la zona y en los que abundaban ciervos y jabalíes. Pero no es la actividad cinegética la que le dio fama y fortuna, sino esa mar azul que desde antiguo ha ensoñado a los hombres.

Las salinas y la actividad pesquera fueron la base de la tradicional economía de San Pedro del Pinatar, y así, mientras por un lado el mar le proporcionaba el necesario sustento, también era el camino por donde hasta bien entrado el siglo XVIII llegaban las peligrosas incursiones de los piratas berberiscos. Y buena muestra de ello son las torres de vigilancia que adornando la costa han llegado hasta nuestros días. La torre de El Pinatar se construyó  en 1602, quedando plasmada en el escudo del municipio, aunque no se conserva.

Con el fin de la Guerra de Sucesión, que tuvo sus más y sus menos en todo el Campo de Cartagena, llegó la tranquilidad a la región y con ella un momento de auge económico y demográfico que llega hasta nuestros días.

Con una actividad agrícola escasa, debido sobre todo al poco suelo disponible, siempre ha sido el mar la principal fuente de recursos del municipio. Lo que en los últimos decenios se ha mantenido, pero con cambios.

La pequeña península que acoge al término municipal, dispone de algo más de 14 kilómetros de costa repartidos entre el Mar Mediterráneo y el Mar Menor. Y ahí reside la verdadera riqueza de San Pedro del Pinatar, en sus extensas playas disponibles en casi todos los meses del año. Ya sea en el Mar Menor, con La Mota, La Puntica y Villananitos, como en el Mar Mediterráneo donde encontramos la Playa de la Torre Derribada, el Mojón, Punta de Algas, Barraca Quemada y la Playa de las Salinas, el mar, el sol y las playas han cambiado la economía y la demografía del municipio, como en muchos otros lugares de Levante.

De los apenas 2.500 habitantes que San Pedro del Pinatar tenía a principios del Siglo XX, ha pasado ya de los 25.000 el pasado año. Y eso si hablamos de habitantes de derecho, porque la población se multiplica cuando llega el verano. Y con esta llegada de población turística ha crecido también el sector inmobiliario, que ofrece una buena oferta de pisos y casas para la playa en San Pedro del Pinatar.

Entre finales del Siglo XX y los primeros años del presente, el desarrollo urbanístico experimentado ha sido muy importante y si se ha contenido en parte, ha sido porque el municipio tiene casi un tercio del término municipal protegido, al estar incluido en el Parque Regional de Las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar. Lo que ha evitado desarrollos abusivos y poco sostenibles. Aún así existen numerosas urbanizaciones y edificios en los que las inmobiliarias de la zona, como Les Maisons de Inversomar, disponen de oferta de pisos y casas en venta para la playa en San Pedro del Pinatar.

El municipio, como sucede en la Región de Murcia, se divide en pedanías distantes entre sí. En total cuenta con diecisiete pedanías: Barrio del Carmen-El Salero, Los Antolinos, Los Peñascos, Los Tárragas, Barrio de Los Ángeles- Las Esperanzas, Loma de Abajo-Molino Chirrete, Barrio de San Juan, El Mojón, Lo Pagán, Los Cuarteros, Las Salinas, Los Imbernomes, Las Pachecas-Lo Romero, Las Beatas, Loma de Arriba, Los Veras, Los Sáez y Los Plazas-Los Gómez. En todos estos lugares es posible encontrar pisos y casas para la playa en San Pedro del Pinatar.

El maravilloso clima de esta zona del Levante, con inviernos suaves y veranos algo calurosos y una temperatura media anual de algo más de 17 grados, con una 2.500 horas de sol, hacen de San Pedro del Pinatar un lugar ideal para los veranos y los inviernos. Las actividades al aire libre, la náutica y el medio ambiente han conseguido que cada vez más personas busquen pisos y casas para la playa en San Pedro del Pinatar.

lesmaisonsdeinversomar@gmail.com

Ver Inmuebles de este Profesional

pisos
casas y chalets
áticos
oficinas
locales comerciales
terrenos y parcelas
naves industriales