La necesaria transformación digital de las empresas españolas ya tiene cifra y fecha; son 3.067 millones de euros los que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia destinará para la digitalización de las pequeñas empresas, microempresas y autónomos hasta finales del 2023 o cuando los fondos se agoten. Lo han denominado el Kit Digital y son un conjunto de soluciones digitales que se pondrán a disposición de las empresas con una ayuda fija, denominada bono digital y cuyo volumen estará en consonancia con la cantidad de trabajadores en plantilla.

Y en el sector inmobiliario, que es uno de los que más rápidamente incorporaron las nuevas tecnologías con la pandemia, están muy atentos a estas posibilidades y la carrera no ha hecho más que empezar, con el 5G y sus múltiples capacidades tecnológicas ya a las puertas. La innovación tecnológica, con una web avanzada, ya es el hecho diferenciador para conseguir los mejores resultados.

En este sector tan atomizado y con muchas empresas familiares, existen todavía multitud de agencias inmobiliarias con webs obsoletas o dependientes de CRMs que ya no cumplen las mínimas condiciones para obtener los mejores resultados SEO, de reputación o comunicación. Muchas de ellas sin certificado de seguridad SSL, conexión con redes sociales inexistente, no responsives, sin blog…Este Kit Digital es la posibilidad de abrirse a la tecnología y estar preparados para los cambios que llegan. Las que no puedan seguir la carrera se quedarán atrás, como sucedió hace un año y medio a las menos preparadas tecnológicamente.

El Gobierno prevé que estas ayudas lleguen a un millón de pymes y autónomos hasta finalizar 2023, ayudándoles a incorporar nuevas herramientas digitales como webs, tiendas on line u oficinas virtuales entre otras posibilidades o modernizar las que ya disponen.

Todos los sectores empresariales podrán optar a estas ayudas que ya deberían haber comenzado a gestionarse. Para ello las empresas deberán registrarse en el portal Acelera pyme y una vez aprobada la ayuda que les corresponda recibirán un bono digital que podrán gastar en los servicios ya catalogados de los también registrados Agentes Digitalizadores.

La cuantía del bono va en relación al número de empleados de la empresa, y en esta primera fase las ayudas van dirigidas a las más pequeñas, dividiéndolas en tres segmentos:

. Segmento I: empresas de entre 10 y menos de 50 empleados;

. Segmento II: empresas o microempresas de entre 3 y menos de 10 empleados;

. Segmento III Pequeñas empresas o Microempresas de entre 0 y menos de 3 empleados

La cuantía de este “bono digital será de 12.000 euros para el Segmento I; de 6.000 euros las del Segmento II, y para las del Segmento III, 2.000 euros.

El bono podrá servir para pagar toda la inversión tecnológica realizada o una parte, ajustando el resto con el Agente Digitalizador elegido en base al presupuesto presentado y necesidades previstas.

Toda la gestión del programa Acelera pyme se realiza de forma telemática.  La plataforma, además de aportar información de valor para las pymes en sus procesos de transformación digital, pondrá a disposición de éstas un test de diagnóstico, permitirá acceder a la plataforma de tramitación de las ayudas y publicará información sobre los agentes digitalizadores adheridos.

Las ayudas serán gestionadas por la Entidad Pública Empresarial Red.es adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos y de Transformación Digital. No obstante, es la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España la que actúa en nombre y por cuenta del órgano concedente, como entidad colaboradora, en el seguimiento y control de las ayudas concedidas, de acuerdo con las estipulaciones del Convenio.

La categoría que más interés está generando en el sector inmobiliario es la de contar con un sitio web y presencia en internet que tendrá las funcionalidades y servicios siguientes:

Dominio: alta de nuevo dominio para la pyme beneficiaria durante un plazo mínimo de doce meses. La titularidad del dominio será en su totalidad de la pyme.

– Hosting: alojamiento de la página web desarrollada durante un plazo mínimo de doce meses.

Diseño de la página web: estructura web con un mínimo de 3 páginas o apartados. Se consideran páginas o apartados de una web, elementos tales como: página de inicio (Landing Page), presentación de la empresa, formulario de contacto, descripción de productos, datos de contacto, mapa del sitio (sitemap), etc.

Web responsive: las páginas web diseñadas deben adaptarse para ser funcionales en todo tipo de dispositivos.

Accesibilidad: el diseño debe cumplir con criterios de conformidad de nivel AA de las Pautas WCAG-2.1.

Autogestionable: se deberá proveer una plataforma de gestión de contenidos para el beneficiario, de manera que sea autónomo a la hora de modificar el contenido de sus páginas web, sin la necesidad de recurrir al soporte de la empresa proveedora.

Posicionamiento básico en internet: Posicionamiento de la información básica del negocio, contacto y perfil de la empresa en los principales sites, redes de negocio o directorios de empresas y profesionales.

– Optimización de la presencia en buscadores (SEO básico): Análisis de palabras clave, SEO On-Page de 2 páginas o apartados, indexación y jerarquización del contenido.

Contemplados los requisitos mínimos y las cantidades a subvencionar en los distintos segmentos, es preciso añadir que casi con seguridad el presupuesto para una web de estas características superará ampliamente los 3.000 euros, IVA aparte, porque el objetivo es dotar a las empresas de herramientas tecnológicas adecuadas para el imparable proceso tecnológico que está llegando. Muy importante será la posibilidad de incluir en la web el CRM que utilicemos, como Inmovilla, para poder seguir disfrutando de sus posibilidades y cumplir con los requisitos de la asociación a la que cada inmobiliaria pertenezca.

La tecnología está ahí en todos los sentidos, desde la promoción del negocio hasta el desarrollo de visitas virtuales, chatbots, reportajes 3D de las viviendas, realidad aumentada, visitas telemáticas… Con una video visita o a través de la web, pueden mostrarse al cliente todas las viviendas que se tengan en cartera y todos los rincones de cada una de ellas.

Para jugar en esta liga cada vez más digitalizada hay que disponer de una herramienta profesional, escalable, con garantía de continuidad y a la que se le puedan conectar el resto de herramientas para las visitas virtuales, el chat on line, el blog con contenidos, la news letter, la atención individualizada, la conexión con redes sociales, un buscador ágil, el posicionamiento en Google…

Una vez diseñada y realizada la web, el siguiente desafío y posiblemente el más importante, es el de posicionarla para que pueda ser encontrada entre los millones de páginas webs que existen, algo imposible de conseguir si no ha sido hecha por profesionales que tengan en cuenta los criterios SEO y estamos dispuestos a seguir el asesoramiento de un experto.

Los compradores ya no contemplan otra posibilidad que no sea Google para buscar vivienda y están muy bien informados de los precios de mercado, sabiendo utilizar ya herramientas de tasación gratuitas. Y en cuanto a los vendedores, que buscan un profesional que les ayude, lo hacen con conocimiento, es decir, quieren una empresa de confianza, que tenga una buena reputación, opiniones y que les ofrezca garantías de que la venta llegará a buen puerto. Para todos ellos son los ahorros de toda su vida, actuales y por venir, lo que está en juego. La buena imagen y comentarios en Google son imprescindibles.

La reputación on line del intermediario inmobiliario es cada vez más importante. Y es on line porque tanto comprador como vendedor son ya expertos en Google, y buscan la oferta inmobiliaria y los mejores profesionales de su zona directamente en este buscador y cada vez menos en los portales inmobiliarios de forma directa.

La crisis del coronavirus ha enseñado al profesional inmobiliario con vocación de permanecer, que las decisiones que tome deben ir en línea de invertir más en sí mismo, de crear su propia estructura de presencia y venta en la red, incorporando tecnología, reputación y posicionamiento. Y de depender menos de plataformas externas estando siempre a disposición de lo que quieran cobrarnos.

Más tecnología, mejores webs orientadas al SEO,  esfuerzos en la reputación on line,  artículos  empresariales orientados, posicionamiento individual del producto en forma long tail, posts de posicionamiento geográfico, control de las posibilidades de Google, optimización de los costos publicitarios explorando nuevas formas de visibilidad, campañas SEM y SEO gestionadas por profesionales, creación de opiniones positivas, redes sociales, blogs informativos con movimiento y contenidos, vídeos en Youtube, posicionamiento en inglés, francés o alemán…Internet y Google son las claves.

El sector de la intermediación inmobiliaria que entró en la crisis del 2007,  tiene poco que ver con el del 2020 y el que sale de la pandemia ya es otro diferente. Y no podemos estar intentando sobrevivir en un pasado del que sólo van quedando retazos y se va a terminar de perder en breve, sino entender que Google y la comunicación virtual son nuestros aliados obligados y que el futuro cercano se nos tragará si no lo aceptamos. Estamos en un buen momento en que casi todo se vende, pero no durará para siempre y entonces sólo los preparados, los que lideren internet en su zona de actividad y entiendan los cambios con un socio tecnológico,  sobrevivirán.

Diseñar una estrategia propia de visibilidad en Google y redes sociales, un blog con contenidos, posicionamiento, reputación on line y opiniones favorables, junto con la incorporación de las nuevas tecnologías de visita virtual, chatbots, manejo del Big Data, valoración on line, uso del long tail…  serán la única forma de enfrentarse a los nuevos desafíos que llegan al sector. El coronavirus ha sido una crisis en todos los sentidos, pero también una oportunidad con Google y las nuevas tecnologías como socios necesariosY la casa para poder contener y desarrollar toda esa tecnología es disponer de una web avanzada, que está más cerca con el Kit Digital

Periodista económico

Eduardo Lizarraga

WWW.AQUIMICASA.NET