Cada cinco horas se produce un suicidio en España a causa de la crisis económica que asola a cientos de miles de familias, es lo que afirma la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en un informe basado en datos oficiales de la policía. En la Comunidad de Madrid se estima que se producen cada 54 horas, siendo los desahucios la causa principal.

Estas cifras suponen unos datos más que dramáticos. La mala situación económica de cientos de miles de familias en España, provoca en muchas ocasiones la pérdida de esperanza de los ciudadanos.

Según el informe de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se producen unos 34 suicidios cada semana en el país. Ocupando la Comunidad de Madrid, con una media de un suicidio cada 54 horas, lo que significa tres a la semana, la primera posición.

La PAH imputa al denominado terrorismo financiero más de 13.300 suicidios desde 2008 hasta 2015. Esta dura cifra representa algo menos del cincuenta por ciento de todos los que hay en el país. Lo que significa que la mala situación económica de los afectados o de sus familias es, en casi la mitad de las ocasiones, el origen de tan dramática decisión.

La pobreza que viven muchas familias españolas resulta más que alarmante y es muy real a pesar de los esfuerzos por ocultarla con frases de «España va bien». Es clarificador, en este sentido,  los resultados del barómetro del CIS  del mes de julio, que volvió a mostrar cuáles son las verdaderas preocupaciones de la ciudadanía y cómo les afectan directamente, situando el paro, las circunstancias económicas o la administración de la justicia, como principales.

El resto de cuestiones, enmarcadas fuera de las circunstancias económicas, quedan relegadas a un segundo plano para estas familias. El paro, se sitúa como el principal problema de este país, afectando de primera mano a un 39% de la población.

Sin trabajo, no hay recursos. Y se condena a la falta de una alternativa vital a cientos de miles de familias. Basándose en datos de la Policía Municipal de Madrid, la PAH asegura que en los meses de Enero a Abril, este cuerpo ha actuado hasta en veinte ocasiones diarias, en procedimientos de desalojo o intentos de ello. Esto supone tres veces más al día que las cifras recogidas en el año anterior.

La anterior Alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, anunció varias veces el fin de los desahucios en la capital. La última vez ha sido fechada para este septiembre. Anunció la detención de más de quince desalojos que se habían previsto para ese mes, por desgracia los suicidios se siguieron y siguen produciendo en la ciudad. La crisis económica que ya se percibe podría hacernos volver a cifras macabras. Lo bueno, que tenemos otro Gobierno que está más atento a la situación de familias vulnerables, lo malo que en Madrid, tanto en la Comunidad como en la capital impera el PP y con dos de sus peores exponentes, Almeida y Ayuso.

No obstante, varias asociaciones defensoras y protectoras de estas familias, como la PAH, consideraron que la función de la alcaldesa fue insuficiente y que a pesar de ser consciente de la situación no quiso posicionarse.

Argumentan que lo manifestado por Manuela Carmena estaba referido a las familias que se encuentraban en viviendas públicas de la EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid). Sin embargo, el grueso de los desalojos forzosos, aseguran, que se encuentra en las ejecuciones hipotecarias ilegales que se llevan a cabo todos los días, entre una amplia conspiración de silencio mediática y política, al igual que ocurre con los suicidios diarios. Como si por ocultarlos no existieran. Y la actuación de los medios de comunicación, impulsados por una dirigida política de «mejor no darles publicidad para no fomentarlos» está tapando la situación que en breve y si no se pone remedio, volverá a ser acuciante.

Contrastar estas cifras de muerte con las de los fallecidos por accidente de tráfico. A unas se les da amplia visibilidad y difusión semanal, asegurando que nuestro país no puede permitirse esas muertes. Las otras se ocultan con vergüenza. ¿Será que los culpables de estos suicidios no quieren ver su nombre en los medios? ¿Será que las víctimas de la crisis económica no importan a nadie? ¿Será que los bancos y fondos buitre cuentan con derechos sobre la vida y muerte de los españoles con permiso de los Gobierno que debieran defendernos? Son demasiados muertos sobre sus podridas conciencias para que sigamos permitiéndolo y siendo cómplices por lo tanto.

Los suicidios se incrementan en el año 2017

Las muertes por suicidio han aumentado un 3,1% en un año hasta las 3.679 y se colocan muy por encima de quienes perdieron la vida en accidente de tráfico, que sumaron 1.943 fallecimientos en 2017, con un aumento del 2,8%.

Son algunos de los datos correspondientes a 2017 que se extraen de la estadística «Defunciones según la causa de Muerte» difundida  por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que revela que las muertes en España han aumentado un 3,4% en 2017.

En España, el suicidio lleva siendo la primera causa de muerte no natural durante 12 años. Y no remite: en 2017 –últimos datos disponibles–, la tasa aumentó un 3,1% respecto al año anterior. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, 3.679 personas vieron como única solución al gran sufrimiento que estaban atravesando quitarse la vida, y se la quitaron. Una cifra que, según los expertos se queda corta y que podría alcanzar las 6.000 muertes al año, porque la forma en la que se recogen estos fallecimientos en los partes de defunción falsean los datos.

Los suicidios en 2018

A  lo largo de 2018 se registraron 3.539 suicidios en España  En ese año se quitaron la vida 141 personas menos que en 2017. Esto significa que en España se suicidan 10 personas de media cada día.

La tasa de suicidios en España es de 7,54 por cada 100.000 habitantes, menor que la media de suicidios a nivel mundial, que es de 9,39 por cada 100.000 habitantes.

De los 3.539 suicidios que se produjeron en 2018, 2.619 fueron suicidios de hombres y 920 de mujeres. Así pues, se suicidan 11,38 hombres de cada 100.000 y 3,84 mujeres de cada 100.000 La diferencia entre la tasa de suicidios masculina y la femenina es bastante grande, lo que es habitual en la mayor parte de países.

Comparando la tasa de suicidios con la de asesinatos podemos entender la importancia del problema. En 2018 hubo 290 asesinatos en España, así pues en España el número de suicidios es muy superior al de asesinatos, hasta el punto de que por cada persona asesinada se suicidaron 12,2 personas.

En el año 2008 se producían 3.457 suicidios en España y la tasa de suicidios era del 7,58 por cada 100.000 habitantes. Si comparamos este número con el actual número de suicidios, vemos que, según los últimos datos, el número de personas que se quitan la vida cada año ha aumentado desde entonces en 82.

Los suicidios en 2019

En 2019 se registraron 3.145 suicidios, casi el 80% de ellos hombres. Una cifra que triplica la que generaron los accidentes de tráfico ese año. Y esos son sólo los datos oficiales, los suicidios conocidos, ya que muchos suicidios son motivo de vergüenza para las familias y se oculta la causa de la muerte. Por ello las cifras “oficiales” están muy lejos de mostrar la realidad del problema. La situación económica que conduce a la pérdida de la vivienda es una causa muy generalizada, pero bancos, fondos buitre e incluso las instituciones están en contra de que se de publicidad e información de la situación. Y la lógica es contundente: si los desahucios son causa de suicidio no podré ejecutarlos y perderé la posibilidad de recuperar la vivienda y caerán mis beneficios. Y saldrá mi nombre en los periódicos con lo que tiene de publicidad negativa.

Suicidios en el 2020

De momento no existen cifras oficiales del impacto y la evolución que tendrá este drama de la pandemia que vivimos en los suicidios, es una incógnita. Lo que sí es previsible y que hay que tener claro es que la situación de la crisis sanitaria y sus consecuencias económicas y anímicas, junto a las medidas de confinamiento, los miedos que ha generado y el desgaste social, dejarán un rastro importante en la vida de muchas personas. Y nada va a mejorar con la crisis económica que puede ser una de las más intensas que hemos vivido. En los casos más vulnerables será la gota que puede colmar un vaso de desesperación que otros factores ya habían llenado. Y una muestra de ello es que la venta de ansiolíticos y antidepresivos ha aumentado en las farmacias, al igual que se ha incrementado el número de pacientes que  buscan una ayuda de carácter psiquiátrico.

Se prevé un incremento del paro de más de 900.000 personas, lo que unido al problema general de la vivienda podría llevar a un fuerte incremento de los desahucios una vez cese el estado de alarma, porque hasta esa fecha se ha conseguido su prohibición. Llega la discusión de incluir estas medidas para siempre en la próxima Ley de Vivienda, pero los fondos buitre asociados en Asoval, con la inestimable ayuda del Partido Popular, que ven antes el beneficio empresarial que la vida de las personas, ya se han puesto en contra.

Algunos datos generales de los suicidios en España

  • En España se producen 10 suicidios al día, es decir entre 3600 y 3700 muertes al año siendo la primera causa de muerte externa, es decir por causas no naturales, en la población general. Fallecen por suicidio el doble de personas que por accidente de tráfico, 11 veces más que por homicidios y 80 veces más que por violencia de género.
  • Los expertos calculan que más de 8.000 personas intentan quitarse la vida cada año y como consecuencia de ello sufren secuelas psíquicas y físicas. Son población del alto riesgo.
  • Tres de cada cuatro suicidios los cometen los varones. El riesgo de suicidio aumenta con la edad. La mayor tasa se da en varones de más de 79 años.
  • En edades tempranas el riesgo de suicidio está en aumento. En la población infantil y adolescente, entre 15 y 29 años, es la segunda causa de muerte general por detrás de los tumores.
  • Las causas económicas que conllevan la pérdida de la calidad de vida de la persona están detrás de casi el 50% de los suicidios o sus intentos. El desahucio es una de las más presentes.
  • El mayor número de suicidios (40 %) se producen entre los 40 y los 59 años.
  • Casi 1.000 suicidios se producen entre mayores de 70 años.
  • El ahorcamiento es el método utilizado en casi la mitad de los suicidios. El 52 % de los hombres que se quitan la vida recurren a este método.
  • Las mujeres utilizan como método más frecuente saltar desde un lugar elevado (40%).
  • Las mujeres lo intentan tres veces más que los hombres, pero los hombres lo consuman tres veces más que las mujeres.
  • Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado presentan tasas de suicidio que duplican las cifras de la población general (2,5 veces más)
  • En 2017 se registraron 46 suicidios entre personal de las Fuerzas Armadas y de los Cuerpos de Seguridad del Estado

Suicidios por desahucio en la primera crisis 2008-2015. Ahora muchos no se publican por presión de las instituciones financieras