A la vez del análisis de los datos del año que ha finalizado, las previsiones sobre este nuevo año que comienza también abundan en el sector. Y con mayor o menor vehemencia todas son optimistas para este nuevo ciclo. La sociedad de tasación Gesvalt, que suele realizar unos buenos informes de situación, aventura unas previsiones también optimistas, que reproducimos por su interés.

Asegura Gesvalt que el mercado de la vivienda continuará al alza y será un motor de crecimiento económico en el nuevo año. El inmobiliario sigue recuperándose de la crisis sanitaria y sentando las bases del crecimiento sostenido que experimentará en 2022. Y es que el sector inmobiliario es de los que más ha resistido el impacto de la pandemia. Entre las razones de esta fortaleza encontramos el desequilibrio existente entre la oferta y la demanda de vivienda en España, que sigue fomentando la construcción de nuevas promociones en los principales núcleos urbanos del país.

En los últimos meses – prosigue la tasadora- hemos visto cómo se han reactivado prácticamente hasta niveles prepandemia las compraventas y el incremento de los precios. Por ese motivo, consideramos que 2021 ha sido el año de recuperación que ha sentado las bases del crecimiento que experimentará el sector en 2022.

Aumento moderado de los precios

También se atreve Gesvalt con los precios y asegura que aumentarán de forma moderada en 2022. A lo largo del 2021 -subraya la tasadora- se han presentado cuatro trimestres consecutivos de incrementos, alcanzando un precio un 3,9% superior entre julio y septiembre de este año respecto al mismo periodo del año anterior y del 3,7% en el último trimestre, llegando a los niveles previos a la pandemia. Con este aumento, el precio de la vivienda se sitúa en 1.449 €/m2.

La mayoría de las comunidades autónomas han registrado incrementos, con catorce de ellas aumentando el valor promedio de sus viviendas en el cuarto trimestre respecto al año anterior. Así, las regiones que han liderado esta estadística han sido Baleares, con un 5,4%, Canarias, con un 4,1%, y la Comunidad de Madrid, con un 3,4%. Además, Extremadura y La Rioja también han reflejado incrementos de por encima del 3,0%.

Este crecimiento será continuo pero moderado en los próximos meses, además de ser generalizado en todo el territorio nacional. Es necesario señalar que, como siempre, se esperarán mayores aumentos en las grandes urbes como Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla o Valencia.

En cuanto a las preferencias de comprador, la modificación de la demanda hacia la búsqueda de viviendas en la periferia se ha mantenido constante durante todo el año, impulsada por la necesidad de viviendas más espaciosas y la consolidación del teletrabajo.

Retos para 2022

El nuevo año será clave para fijar las bases de las tendencias que seguirá el sector residencial, no exento de grandes retos.

Entre los desafíos del sector será necesario fomentar un marco regulatorio favorable y estable tanto para el modelo de vivienda tradicional como para los nuevos modelos que se están consolidando, tales como el Build to Rent, el coliving o el senior living.

Estos nuevos modelos han aparecido para dar respuesta a las necesidades de una demanda que sigue siendo muy superior a la oferta en los grandes núcleos urbanos y, al mismo tiempo, se están convirtiendo en un motor clave para todo el sector inmobiliario y la economía española en general.

El Build to rent (construir para alquilar) y el sector logístico seguirán atrayendo con fuerza el capital. Ambos segmentos han salido reforzados tras la crisis sanitaria que aceleró la tendencia de crecimiento que llevaban hacía años.

El sector hotelero también sigue en el punto de mira de los inversores extranjeros. Los altos niveles de liquidez del mercado están impulsando las operaciones de inversores privados tipo Family office que buscan rentabilidad asegurada en el medio-largo plazo. Socimis y grupos internacionales también están centrando el foco inversor dirigido principalmente al producto vacacional para reposicionar.