Activos inmobiliarios Alquileres Economía Vivienda

En julio entra en vigor la normativa fiscal de alquileres turísticos

Montoro quiere su parte de los beneficios generados por los alquileres turísticos y para no tener que controlar a los propietarios aprieta a las plataformas de alquiler. Así, Airbnb, HomeAway, Wimdu o Niumba,  comenzarán a suministrar a la Agencia Tributaria los datos fiscales relativos a esta actividad antes del 31 de octubre, según la orden ministerial que regula el nuevo modelo de declaración informativa sobre los alquileres turísticos.

Esta nueva obligación fiscal, aprobada por el Ministerio de Hacienda en diciembre de 2017, entrará en vigor en julio de 2018, por lo que como la declaración tiene carácter trimestral, las plataformas de pisos turísticos tendrán el mes de octubre para informar a la Agencia Tributaria de los alquileres suscritos entre julio y septiembre. Esta declaración debe presentarse durante el mes natural siguiente a la finalización de cada trimestre natural.

La norma aprobada contempla la aprobación del modelo 179 de “Declaración informativa trimestral del arrendamiento de viviendas con fines turísticos”, así como la forma, plazo, lugar de presentación, y  otros datos relevantes para el cumplimiento de esta nueva obligación de información fiscal.

Todos los datos necesarios para controlar la actividad

De esta forma, se requerirá la identificación del titular de la vivienda, la del titular del derecho en virtud del cual se cede la vivienda y la de las personas o entidades cesionarias. Con esta nueva obligación fiscal, el Ministerio de Hacienda va a intentar controlar determinados alquileres turísticos fraudulentos, que esconden verdaderas empresas que alquilan sus viviendas mediante falsos usuarios particulares.

Pero las nuevas obligaciones fiscales para el sector del alquiler turístico no acaban aquí, ya que los intermediarios tendrán que incluir en sus declaraciones la identificación del inmueble, su referencia catastral y el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos. De la misma forma debe figurar el importe percibido por el titular cedente del derecho y el número de contrato en virtud del cual el declarante intermedia en la cesión de la vivienda.

Las declaraciones ante Hacienda las deberán presentar las personas y entidades que presten el servicio de intermediación entre los cedentes y cesionarios del uso de viviendas con fines turísticos, ya sea a título oneroso o gratuito. Esta medida de Montoro, sumado al control que también está iniciando Carmena a esta actividad, puede comenzar a normalizar la situación de los alquileres o, al menos, poner algo de freno a sus subidas.

(Visitado 245 times, 1 visitas hoy)
Eduardo Lizarraga
Periodista Económico CEO en www.aquimicasa.net
https://www.aquimicasa.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *