Artículo de opinión Bancos consumidores Economía Intereses abusivos Opinión Resultados bancarios usuarios

El gran comisionista del Estado español no lleva corona

Cuando hablamos de abusos bancarios a todos se nos vienen a la mente esos grandes timos, que desde hace unos años están en primera página de los periódicos, con centenares de miles de afectados, a veces millones, como la cláusula IRPH, las cláusulas suelo, las multidivisa, las preferentes, el cobro de todos los gastos hipotecarios…Ha sido la justicia europea la que está solucionando esta actuación maliciosa, general a todas las entidades financieras y prolongada por decenios en el tiempo, con el inestimable auxilio de nuestro políticos y de los jueces del Supremo que a todo les dicen que sí.

Podría decirse que los afectados por una u otra razón pueden superar los dos millones largos de españoles, esquilmados de una u otra manera y que en muchas ocasiones han visto gravemente afectada su economía y la viabilidad de su proyecto vital. Pero nos equivocamos, los afectados por los abusos bancarios son tantos como españoles existen, tantos como los que un día decidieron abrir la puerta de una oficina bancaria y contratar una cuenta. Cuenta que necesitaban para ingresar su nómina, cobrar su pensión, pagar la hipoteca o el recibo de la luz… Los intereses bancarios y sus artimañas han conseguido que sea muy difícil poder vivir sin disponer de una cuenta en cualquier banco, ya que hasta la propia administración te obliga a ello y así llegó el gran negocio de la banca…¿no debiera existir una cuenta básica sin gastos ya que es imprescindible?

Y en el momento en que abres esa cuenta o cartilla ya has entrado en la trampa; ya eres uno más de ese inmenso rebaño al que ordeñan día sí y día también, hasta colmar sus necesidades, que crecen y crecen porque en todo lo que sea dinero son insaciables.

Ha sido ADICAE, la Asociación de Usuarios de Bancos Cajas y Seguros  la entidad que ha destacado que el incremento de los beneficios bancarios, haya aumentado un 20%  en 2018 sobre el año anterior. Y que las comisiones que perciben los bancos representen el 24% del margen bruto de explotación de los bancos, materializando el 132% de sus beneficios conjuntos. Fueron 21.347 millones de euros los que la gran banca: BBVA, el Santander, Bankia, Banc Sabadell y Caixabank, ingresaron el 2018 en concepto de comisiones. Cualquier actividad del usuario comisiona a favor del banco y no está tan lejos el día en que se comisionará por la utilización de la puerta de acceso a la sucursal. Ya sabemos que no hay ley al oeste del Pecos ni al otro lado de la puerta del banco, donde te esperan con las pistolas cargadas.

Es preciso entender que la cuenta que se hacen los bancos no es la de cobrar por un servicio a ver cuánto ingresan, sino la inversa, es decir, necesitamos ingresar mil millones más para compensar el timo de las multidivisa, veamos cuál es la comisión que hay que cobrar para llegar a esa cantidad y qué servicios podemos inventar para poder cobrarlos. Y este ejercicio lo comenzaron a hacer a destajo, cuando de resultas de varias sentencias europeas su estructura de abuso constante se vio seriamente afectada y los ingresos cayeron. E hicieron la cuenta de la vieja…tanto voy a dejar de ingresar por desaparecer cláusula suelo, IRPH, multidivisa..pues tanto tengo que aumentar mis ingresos por comisiones para seguir dando los beneficios acostumbrados y mantener la estructura.

Aunque aquí la palabra estructura está mal empleada y debiera decir sueldos de directivos, beneficios accionariales, jubilaciones estruendosas y “diversos”. Porque lo que es la estructura laboral, a pesar de los sorprendentes incrementos de beneficios, lo lleva bastante mal.

Desde el año 2008 el sector bancario ha perdido más de 90.000 empleados y efectuado el cierre de más de 11.000 sucursales, a pesar de los 62.000 millones – que seguro serán más- que se reconoce costó el saneamiento de la banca a las arcas públicas. Más de cincuenta entidades (51) desaparecieron y muchos de sus antiguos directivos, que llevaron a sus entidades a la ruina, se libraron de ir al banquillo porque, como ha sucedido estos días, con la antigua cúpula de Caixa Galicia, la fiscalía deja que la causa prescribiera. ¡Y no pasa nada!

Y no pensemos que con la distancia a los años duros de la crisis  ya se han acabado los EREs, que en 2018 se perdieron 5.000 puestos de trabajo entre Santander, Ibercaja, Liberbank y Bankia. Y para este año la cifra superará los 5.000, con Caixa Bank, BBVA, Unicaja y Santander como protagonistas. Y es que no hay nada como hacer pliki, pliki, pliki, poniendo cruces con un lápiz en el listado de trabajadores, para ver crecer los beneficios y subir el valor en Bolsa. Toda una inmoralidad para entidades que incrementan sus ganancias de año en año, con unos beneficios conjuntos de 16.676 millones de euros, lo que supone un avance de 3.053 millones (un 22,4% más) sobre el ejercicio anterior, según la información remitida a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores)  por las seis principales entidades que cotizan en el Ibex 35 de la bolsa española: Santander, BBVA, Caixabank, Bankia y Bankinter.

Para tener clara la situación hay que manejar también el dato esgrimido por ADICAE, de que la gran banca podría pagar casi todos sus costes de personal con el montante de las comisiones que nos impone a todos los españoles.

Un claro ejemplo es el Banco Santander que con lo que ingresó en 2018 por comisiones (11.485 millones) tiene para cubrir la práctica totalidad (el 96,80%) de sus gastos de personal (11.865 millones). O el BBVA, que con nuestras comisiones (4.879 millones) cubre el 79% de los 6.120 millones dedicados a gastos de personal. Tampoco Bankia se queda atrás, que los 1.065 millones de euros representan más del 90% de lo que gasta en sus empleados (1.161 millones). O Sabadell, que sufriría pérdidas de 1.000 millones de euros sin los 1.335 millones ingresados por comisiones. Por su parte, para Caixabanc, esta partida (2.583 millones) supone más del 60% tanto de sus costes recurrentes como de su margen de explotación.

De esta forma, el negocio bancario propiamente dicho, el que cobra por prestar dinero, queda neto del principal coste de las entidades, gracias a la absoluta falta de control y regulación de todas estas comisiones con las que nos sangran y cuyo importe fijan ellos mismos según su conveniencia.  Así, el  constante abuso de la banca se ha convertido en generalizado y endémico.

Recordemos algunas de las más emblemáticas y seguro que quedan muchas en el limbo: comisión de apertura, comisión por apunte bancario, comisión por reclamación de posiciones deudoras, comisión de mantenimiento de cuenta, comisión por retirada de efectivo, comisión por transferencia, comisión por descubierto -gran comisión-, comisión por ingresar efectivo en otras cuentas, comisión por ser atendido en la oficina bancaria, comisión por la calefacción de la oficina, por el aire acondicionado, por uso de cajero automático…parece que estas últimas aún no se han puesto en marcha, pero todo se andará.

Hay que reconocerles la creatividad e imaginación: nada de argumentación ni explicación ya que el servil Supremo no se la pide y el Banco de España tampoco, dando por buenas sus justificaciones que a veces, sobre todo en las comisiones por descubierto, parecen las cuentas del Gran Capitán. Con su actuación las entidades financieras ocupan el primer puesto entre los comisionistas del país, que lo del coronado eran infundios maliciosos, ya sabemos que unos tienen la fama y otros cardan la lana… Y así seguirán, porque les dejamos, exprimiendo a todo españolito que sea capaz de decir ¡Hola!

Eduardo Lizarraga

(Visitado 252 times, 1 visitas hoy)
Eduardo Lizarraga
Periodista Económico CEO en www.aquimicasa.net
https://www.aquimicasa.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *