Bancos Crédito hipotecario Hipotecas Intereses abusivos Ley Hipotecaria

Los bancos y cajas comienzan a recibir su merecido

Raro es el día que no se destapa un nuevo caso de abuso bancario, pensionistas, ancianos, desinformados o «poco perspicaces» han sido sus víctimas favoritas; las de esos empleados de banca que conocían de toda la vida y que han abusado de su posición, impelidos en algunas ocasiones por la presión del entorno y otras por jugosas comisiones. El caso es que ya era hora de que la tortilla comenzara a cambiar. Ha sido el caso en un juzgado de Ronda, donde el juez ha condenado a Cajasur en una contundente sentencia, anulando de una sola vez hasta tres cláusulas en cada una de las cuatro hipotecas de un mismo cliente. Es decir, se ha declarado la nulidad de un total de 12 cláusulas hipotecarias en el mismo procedimiento.

El Juzgado rondeño ha declarado nulas cláusulas como la cláusula suelo, el interés de demora o la cláusula de gastos de formalización, siendo además procedente, en este último caso, la devolución total de todos los gastos. Las estipulaciones y condiciones de todas las escrituras de préstamo eran idénticas, por lo que el procedimiento judicial se ha simplificado al aplicar la misma doctrina en todas las hipotecas.

Los cuatro préstamos habían sido suscritos por un vecino de Ronda, cuyo capital se destinó a la compra de distintos locales comerciales y viviendas. En la argumentación de su defensa para no devolver nada, Cajasur mantenía que el cliente no poseía la condición de consumidor, sino que se trataba de un empresario y que, por tanto, no le resultaría de aplicación la normativa en la materia. Algo que fue negado categóricamente por la defensa del cliente, quién acreditó que, al momento de suscribir los préstamos, el demandante se encontraba en situación de desempleo, y que su condición era independiente del uso que en el futuro el prestatario quisiera dar a los inmuebles.

Según explicó el abogado Francisco Orozco, experto en Derecho Hipotecario, la normativa comunitaria exige que el juez analice todas las circunstancias del caso susceptibles de demostrar con qué finalidad se suscribe el préstamo, por lo que lo importante no sería la condición del deudor del préstamo, sino determinar si el destino era empresarial o particular, como ha ocurrido en este caso.

El pronunciamiento del Juzgado contempla, además de las declaraciones de nulidad, la devolución de las cantidades cobradas en aplicación de todas estas cláusulas, más los intereses legales, a lo que habría que sumar las costas del procedimiento. Todo ello, podría superar la cifra de 40.000 euros que Cajasur deberá abonar.

Tras conocer la sentencia, Francisco Orozco ha manifestado que, en su experiencia, los bancos están perdiendo la inmensa mayoría de procedimientos judiciales que dilucidan la nulidad de cláusulas en hipotecas firmadas entre los años 2001-2012. En su opinión, las entidades prefieren litigar antes que devolver el dinero voluntariamente pues parece que les resulta más rentable pagar intereses y costas judiciales antes que proceder a una devolución general en todas las hipoteca.

(Visitado 107 times, 1 visitas hoy)
Eduardo Lizarraga
Periodista Económico CEO en www.aquimicasa.net
https://www.aquimicasa.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *