Aunque la banca española, en boca de la AEB, se resiste con imprecaciones a devolver dinero por las hipotecas negativas, ya cobra por los depósitos de dinero. Una vez más la ley del embudo bancario en funcionamiento. “La nueva ley hipotecaria determina que los tipos de interés no podrán ser negativos, asegura en este sentido  José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), al precisar algo que ya está en la naturaleza del contrato de préstamo, donde se ha pactado un tipo de interés como contrapartida a la financiación obtenida. Pero fuentes jurídicas señalan que esta ley sólo se aplica a los contratos firmados a partir del día en que se promulgó. Ese artículo no tiene carácter retroactivo.

El caso es que por la misma situación de intereses negativos ya cobran por los depósitos. En este sentido la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte a los clientes de BBVA que esta entidad cobra desde febrero una comisión de mantenimiento mensual del 0,025% (0,3% mensual) por el dinero depositado que exceda una determinada cantidad, de momento fijada en 100.000 euros, a clientes sin nómina domiciliada o cuyo importe sea igual o inferior a 700 euros. De esta manera, un cliente con un saldo de 200.000 euros no solo no recibirá intereses por su dinero, sino que tendrá que pagar 25 euros mensuales, es decir 300 euros al año.

Una comisión similar a la que también aplicará ING desde el próximo mes de abril. Aunque en este caso se trata de una comisión fija de 10 euros sobre saldos superiores a 30.000 euros en la cuenta naranja para el mismo perfil: clientes sin nómina domiciliada o cuyo importe sea igual o inferior a 700 euros.

Con este tipo de medidas se pretende desincentivar a los clientes con grandes cantidades de dinero depositado, al objeto que lo trasladen a productos que generan mayor rentabilidad al banco como, por ejemplo, los fondos de inversión. No es una inversión necesariamente mala, pero su horizonte es a largo plazo y en el contexto actual deberían priorizarse carteras bien diversificadas con un mayor peso de la renta fija. Otra alternativa más segura es invertir el dinero en algún depósito o cuenta de alta rentabilidad, cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta un importe de 100.000 euros por titular y entidad y en donde se puede obtener hasta un 0,8%.

No obstante, las comisiones de mantenimiento no se aplican únicamente a clientes sin nómina o a partir de un determinado saldo, también son habituales para el resto de los usuarios. OCU recomienda revisarlas, lo mismo que las comisiones por tarjetas y por transferencias, porque pueden superar los 200 euros al año. En estos casos puede ser interesante cambiar a un banco on line, donde pueden encontrarse al menos una docena de cuentas corrientes sin comisiones ni requisitos.