No existen sólo grandes diferencias en la gestión de los impuestos entre las diferentes comunidades autónomas, también pueden darse dentro de una misma comunidad entre sus distintos territorios. Un estudio comparativo sobre la gestión del Impuesto de Sucesiones realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios revela significativas diferencias entre comunidades autónomas, pero también dentro de una misma comunidad. En concreto, las tres provincias vascas destacan por la falta de servicios de ayuda para la tramitación de la autoliquidación, aunque la situación no es la misma en cada una de sus distintas Haciendas Forales.

Tal y como se explica la OCU,  la Hacienda Foral de Álava no dispone de un servicio en oficina para la confección de la autoliquidación, carece de herramientas on line para la valoración de inmuebles y no admite la presentación telemática.

Por su parte, lHacienda Foral de Guipúzcoa tampoco dispone de un servicio en oficina para la confección de la autoliquidación, pero al menos admite la presentación y el pago on line, aunque solo mediante el Certificado FNMT o el identificador autonómico.

 La Hacienda Foral de Vizcaya, en cambio, sí dispone de un servicio para la confección de la autoliquidación y también admite su presentación on line. Es más, admite que el heredero le presente los documentos y que sea la administración la que calcule el impuesto y mande la liquidación cuando la tenga lista. Sin embargo, carece de herramientas on line para la valoración de inmuebles y tampoco acepta el pago telemático. Y al igual que Guipúzcoa, solo contempla los identificadores del Certificado FNMT y el identificador autonómico, no así el DNI electrónico o la Clave PIN.

Es necesaria una mayor normalización entre las comunidades autónomas, pero a veces parece que la distancia es cada vez mayor y que entre sus propios territorios se ahondan las diferencias.