El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,8% en septiembre en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual hasta el 4%, siete décimas por encima de la de agosto y la más alta en 13 años. Esto se debe, sobre todo, al encarecimiento de la electricidad, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirman los avanzados a finales del mes pasado.

Con el dato de septiembre, el más elevado desde septiembre de 2008, cuando la inflación se situó en el 4,5%, el IPC interanual encadena su novena tasa positiva consecutiva. Pese a esta evolución, el Banco Central Europeo (BCE) sigue considerando que el incremento de los precios registrado en los últimos meses, sobre todo con el verano, sigue siendo un hecho coyuntural.

Según el INE, en el comportamiento interanual del IPC destaca la subida de los precios de la electricidad, mayor este mes que en septiembre del año pasado. También influye, aunque en menor medida, la aumento de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales. Aumento que pudo verse compensado en parte por el descenso en los precios de algunas autopistas desde septiembre.

No hay que dejar de lado que el grupo de vivienda elevó tres puntos su tasa interanual en septiembre, hasta el 14,5%, por la subida del precio de la electricidad, mientras que el grupo de ocio y cultura incrementó 1,5 puntos su tasa, hasta el 0,9%, por la evolución de los precios de los paquetes turísticos.

En tasa mensual, el IPC encadenó su segundo repunte consecutivo al subir un 0,8% en septiembre, tres décimas más que en agosto y su mayor alza mensual desde el pasado mes de abril.

La tasa anual del IPC subió en septiembre en todas las comunidades autónomas. El mayor repunte de la tasa anual, de un punto, lo experimentó Cantabria, mientras que los menores incrementos, de cinco décimas, se dio en Navarra.

A cierre de septiembre, todas las comunidades presentaban tasas interanuales positivas. Las tasas más elevadas corresponden a Castilla-La Mancha (4,8%), Galicia (4,6%) y Castilla y León y Cantabria (ambas con un 4,5%). Por el contrario, las regiones con los repuntes interanuales de precios más moderados son Canarias, con una tasa del 3,2%; Madrid (3,6%) y Cataluña (3,7%).

El INE incorpora en el avance de datos del IPC una estimación de la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos), que aumentó en septiembre tres décimas, hasta el 1%, con lo que se sitúa tres puntos por debajo de la tasa del IPC general. Se trata de la diferencia más alta entre ambas tasas desde el comienzo de la serie, en 1986.

En el noveno mes de 2021, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 4%, siete décimas más que la registrada el mes anterior. Por su parte, el indicador adelantado del IPCA subió un 1,1% en tasa mensual.