Con las subidas impulsadas por las eléctricas amparadas en una forma de tarificación que les favorece, el precio de la luz se encamina de forma decidida a marcar un nuevo disparate este mes de julio, que no será el último si el Gobierno continúa sin reaccionar. Los beneficios previstos por Sánchez Galán de Iberdrola avanzan con paso firme. Con un IPC disparado ya en el 2,7%, el más alto de los últimos 4 años, el ala económica del Gobierno prosigue su lucha para no subir el SMI.

El análisis de FACUA-Consumidores en Acción sobre la evolución de la tarifa semirregulada PVPC en los primeros quince días de julio pone de manifiesto una subida del 34,6% con respecto a julio del año pasado en la factura mensual del usuario medio, que se situaría en 84,35 euros. De seguir así las tarifas, el importe del recibo será aún más elevado que el de junio, cuando fue de 81,27 euros.

La asociación ha convocado este jueves 16 de julio a las 20.30 horas concentraciones contra el tarifazo eléctrico en 45 capitales y la ciudad autónoma de Melilla. Plantea un decálogo de reivindicaciones al Gobierno, entre ellas un cambio en las reglas de la subasta del mercado mayorista, la bajada del IVA de forma permanente, el control de las ofertas fraudulentas de las eléctricas, y la aprobación de un nuevo modelo de bono social que represente al menos un 50% de descuento en la factura y del que se puedan beneficiar las familias que cobren no más de 2 salarios mínimos, que aumentarían hasta 3 en función del número y características de miembros.

Las concentraciones están convocadas frente al Ministerio para la Transición Ecológica en Madrid, la sede de Iberdrola en Bilbao, la de Naturgy en Barcelona, la de Endesa en Sevilla y las delegaciones o subdelegaciones del Gobierno de España en el resto de capitales. El manifiesto con las reivindicaciones y los lugares de las concentraciones pueden conocerse en la web FACUA.org/tarifazo.

Casi 22 euros más que hace un año

Con las tarifas de los 15 primeros días de este mes, el usuario medio pagará 21,68 euros más que en julio de 2020, cuando la factura se situó en 62,67 euros. La bajada del IVA al 10% hasta diciembre mientras el precio medio del megavatio hora esté por encima de los 45 euros ha amortiguado la subida en 8,44 euros. Si se siguiera aplicando el 21%, el recibo habría batido todos los récords, alcanzado los 92,79 euros.

De seguir así las tarifas, el de julio será el tercer recibo más caro a nivel histórico para el usuario medio. Hasta la fecha, las cinco facturas más elevadas han sido los 88,66 euros del primer trimestre de 2012, los 87,81 euros de enero de 2017, los 83,55 euros de septiembre de 2018, los 82,13 euros de mayo de 2021 y los 81,55 euros de febrero de 2021.

Subida del kilovatio hora

En julio de 2020, el precio del kWh se situó en una media de 11,88 céntimos. En los primeros 15 días de julio, el precio medio ha sido de 13,43 céntimos en horario valle, 17,76 céntimos en horario llano y 28,86 céntimos en horario punta. La media aritmética entre los tres tramos ha sido de 20,02 céntimos, un 68,5% más que hace un año. La media ponderada tomando como referencia el consumo del usuario medio en cada tramo ha sido de 19,02 céntimos, un 60,1% más elevada que en julio de 2020.