Iniciamos octubre con nuevas subidas en el mercado mayorista y ya se están superando los 200 euros de precio por mWh. Echando la vista atrás podemos observar que las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno han moderado la subida de la luz pero no han logrado impedir que septiembre acabe con la factura más cara de la historia.  El recibo del usuario medio de la tarifa semirregulada PVPC ha alcanzado los 102,71 euros, un 53,8% por encima de los 66,78 del mismo mes del año pasado.

Los datos los ha presentado en rueda de prensa Rubén Sánchez,  secretario general de FACUA, que ha señalado que «teniendo en cuenta los datos del último mes, la afirmación de la vicepresidenta Teresa Ribera en el Congreso de los Diputados de que la factura está razonablemente controlada demuestra muy poca empatía con los consumidores, especialmente con los que sufren problemas económicos. Las medidas que se han llevado a cabo son positivas, pero claramente insuficientes».

«La agresión del oligopolio eléctrico a los consumidores y el pulso que está manteniendo con el Gobierno es lo suficientemente grave como para que haya una intervención contundente en los precios por parte del Ejecutivo de coalición, ha señalado Sánchez«Se trata de utilizar una capacidad para la que los Estados miembros están facultados por la legislación europea del sector eléctrico. Lo que pedimos es que la inmensa mayoría de las familias sean catalogadas como consumidores vulnerables y, durante al menos seis meses, se les apliquen precios intervenidos que representen al menos un 50% sobre las tarifas PVPC».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que su objetivo es que al finalizar 2021, los consumidores hayan pagado el mismo importe que en 2018 una vez descontada la subida del IPC. En lo que va de año, según los datos de FACUA la subida con respecto a los primeros nueve meses de 2018 alcanza el 7,9% para el usuario medio. De enero a septiembre de 2021, el usuario medio ha pagado por su factura mensual una media de 82,17 euros. En el mismo periodo de hace tres años se situó en 76,14 euros -en todo el año fueron 77,18 euros-.

La subida interanual del recibo del usuario medio con respecto a todo septiembre del año pasado alcanzaba el 62,0% en las dos primeras semanas de este mes, antes de que el día 16 entrasen en vigor la bajada de los cargos regulados, la disminución del impuesto especial de la electricidad al 0,5% y el tope al precio del gas. Del 1 al 14 de septiembre, la factura del usuario medio extrapolada a un mes completo alcanzaba los 108,17 euros.

El brutal incremento que continúa produciéndose en el mercado mayorista en los últimos días está contrarrestando buena parte del impacto a la baja en los precios derivado de las medidas del Gobierno. Hasta el pasado agosto, cuando la factura del usuario medio ascendió a 93,10 euros, el recibo más caro de la historia había sido el del primer trimestre de 2012: 88,66 euros mensuales (con el IVA al 18%).

Subida del kilovatio hora

En septiembre de 2020, el precio del kWh se situó en una media de 13,00 céntimos (con el 27,19% de impuestos indirectos incluidos). Este septiembre, el precio medio ha sido de 20,51 céntimos en horario valle, 24,54 céntimos en horario llano y 31,09 céntimos en horario punta (incluido el 10,55% de impuestos indirectos que se aplican en las facturas emitidas desde el 16 de septiembre). La media aritmética entre los tres tramos ha sido de 25,38 céntimos, un 95,2% más que hace un año. La media ponderada tomando como referencia el consumo del usuario medio en cada tramo ha sido de 24,62 céntimos, un 89,4% más elevada que en septiembre de 2020.4 kW.

Protección de los consumidores vulnerables

FACUA  viene reclamando al Ejecutivo de coalición una tarifa social con descuentos del hasta el 50% en el recibo de la que se puedan beneficiar las familias que cobren no más de 2 salarios mínimos, que aumentarían hasta 3 en función del número y características de sus miembros. En cuanto a los consumidores en riesgo de exclusión social, el descuento que plantea FACUA en su propuesta implicaría hasta el 70% de la factura, que alcanzaría la totalidad de la factura para las familias cuyos ingresos les impidan hacer frente al pago de los suministros domésticos.

Boicot al oligopolio

Ante los abusos tarifarios y el chantaje en el que han llegado a incurrir con la amenaza de cierre de las nucleares tras las medidas aprobadas por el Gobierno, FACUA está llamando a los consumidores al boicot contra el oligopolio energético. Así, la asociación propone a los consumidores sin bono social que tengan contratada la luz o el gas con Iberdrola, Endesa o Naturgy que las abandonen solicitando el alta con otra comercializadora.

El boicot también va dirigido contra las filiales de las empresas del oligopolio que ofrecen la tarifa PVPC en luz y la regulada TUR en gas. Se trata de las comercializadoras de referencia Curenergía (Iberdrola), Energía XXI y Energía Ceuta XXI (Endesa) y Comercializadora Regulada Gas & Power (Naturgy).

Denuncia de las eléctricas

Por su parte el sector eléctrico ha enviado una carta a la Comisión Europea en la que denuncian el ‘decretazo’ del Gobierno de Sánchez que recorta en más de 2.600 millones de euros los ingresos de las compañías españolas en los próximos seis meses. En la carta, enviada el pasado viernes, denuncian que esas medidas «generan masivas distorsiones, incertidumbres y daños» al sector eléctrico español.