La tarjeta revolving de Carrefour ha sido declarada nula por el Juzgado de Primera Instancia número 87 de Madrid, porque la multinacional de la distribución no facilitó información suficiente para que el consumidor pudiese haber conocido las consecuencias económicas de la tarjeta.

Un consumidor interpuso una demanda de juicio ordinario contra Carrefour EFC, en la que se pedía que la tarjeta revolving suscrita entre las partes se declarase nula por contener un interés usurario del 19,20% TAE y de forma subsidiaria por no superar el control de transparencia. Además, solicitó que se devolviese toda cantidad que excediera del capital dispuesto.

Carrefour EFC se opuso a la demanda alegando que el tipo de interés fijado no es notablemente superior al interés normal del dinero ni desproporcionado a las circunstancias del caso y que las cláusulas superan el control de transparencia, ya que, el consumidor fue informado de forma suficiente de todas las consecuencias económicas y jurídicas de la tarjeta.

El 22 de septiembre de 1999 las partes suscribieron una «tarjeta de crédito pass» que operaba como un crédito revolving. En primer lugar, el Juzgado de Primera Instancia número 87 de Madrid confirmó la condición de consumidor del demandante, tras esto, procede a analizar si es usuraria y si supera el control de transparencia.

En cuanto a la usura del contrato, ya que, en el año 1999 no se publicaba el tipo medio de los créditos revolving por el Banco de España y no existe ningún otro medio de comparación el juzgado no puede llegar a saber si es usurario. Por su parte, sobre el control de transparencia señala que para superarlo es necesario que las cláusulas fueran claras y de fácil comprensión, de forma que el consumidor pudiese conocer de manera simple el coste del préstamo y la carga económica del mismo.

Teniendo en cuenta que la letra del contrato es imposible de leer debido a su tamaño, que no se entregó al consumidor una copia del contrato, que resulta muy difícil hallar que se trata de un crédito revolving y que no se informó de forma suficiente al consumidor sobre las consecuencias económicas del préstamo este debe de ser declarada nula por no superar el control de transparencia.

Y es por todo ello, que el Juzgado de Primera Instancia número 87 de Madrid que tarjeta revolving no supera el control de transparencia y, en consecuencia, debe declararse nula. Además, condena a Carrefour EFC a devolver al demandante todas las cantidades que excedan del capital prestado más los intereses legales devengados y al abono de las costas procesales.