Desde que en marzo del pasado año nos azotara la pandemia del COVID 19, los créditos se han convertido en la tabla de salvación para muchos trabajadores y empresarios. El mercado crediticio está creciendo y los bancos, que se aprovechan de la situación como siempre, están comenzando a incrementar los intereses que cobran por ellos.

Esto lo asegura un estudio reciente de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), en el que se dio a conocer que las tasas de interés crecieron durante el mes de junio (en comparación con el mismo mes del 2020), con los préstamos a corto plazo pasando de 7,45% a 9,46%, y con los superiores a 5 años pasando de 7,89% a 9,57%.

De acuerdo a la entidad no existe un motivo concreto para este incremento en las tasas de interés, ya que estos cambios pueden responder tanto a un incremento natural en los precios como a un crecimiento en el riesgo. Y a pesar de todos los rumores y de las recomendaciones del Banco de España, lo cierto es que la morosidad no está aumentando.

Bajan los intereses, pero no son más baratos

Si bien este incremento sería una realidad, los créditos al consumo serían considerados más baratos que en el pasado, ya que la TAE estaría por debajo de la registrada en meses recientes. Sin embargo, reportes afirman que esto es un “truco bancario” en el que se crean recargos adicionales en áreas distintas a la tasa anual equivalente.

Para evitar ser parte de esta nueva modalidad de recargo, afirman que es necesario tomar en cuenta aspectos adicionales a la tasa de interés, como puede serlo el plazo de amortización, las comisiones e incluso intereses adicionales que pueden variar de acuerdo a la finalidad del préstamo.

Esto se estaría presenciando especialmente durante la actual temporada de verano, por lo que es difícil determinar si es un fenómeno a corto o mediano plazo. Aún así, desde Asufin recomiendan estudiar a fondo los préstamos al consumo, ya que estarían imponiendo condiciones poco favorables para los clientes con mayores necesidades financieras.

Los préstamos más solicitados

El estudio de Asufin afirma que los préstamos rápidos serían los más demandados en la actualidad debido a que son los que menos requisitos solicitan y los que más rápido se entregan, sin embargo, serían también los más costosos debido a la inmediatez que ofrecen.

Otra modalidad de financiamiento que estaría creciendo en popularidad actualmente sería la de los préstamos online, ya que pueden adquirirse sin necesidad de salir de casa. La plataforma especializada en comparación de créditos, Finbino, afirma que actualmente existiría más de una veintena de entidades financieras otorgando este tipo de préstamos, con montos que van desde 50€ hasta 50.000€, y plazos adaptados a lo que busque cada cliente.

Eso sí, hay algo en lo que todos coinciden: esta es la forma de financiamiento más costosa en la actualidad, por lo que no son una opción ideal para cualquier persona.

El financiamiento en España sigue evolucionando de acuerdo a la crisis, sin embargo, en los meses actuales estaríamos presenciando un incremento que puede mantenerse por un tiempo considerable, haciendo que solicitar un préstamo (sin importar la naturaleza del mismo) sea una actividad que requiera de cada vez más planificación.