Al final la factura de la luz cumplió con las peores expectativas que se tenían y ya es la factura del mes de julio más cara que jamás hayamos tenido. Lo decía Sánchez Galán cuando aseguraba que los beneficios de Iberdrola serían este año los más altos que ha tenido nunca. Y va camino de conseguirlo, con el beneplácito del PSOE, que por algo tiene en las eléctricas su retiro dorado. El problema es que también ha asegurado el ejecutivo de los 12,2 millones de euros, que doblará estos beneficios en cinco años y ya sabemos de dónde saldrán los dineros.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que tal y como era previsible, el precio de la electricidad no ha dado un respiro ni un solo día durante el mes de julio. El precio medio diario no ha bajado en ningún momento por debajo de los 74 €/MWh y los precios máximos se han disparado hasta los 106,57 €/MWh. El resultado ha sido que julio cierra el mes con un precio medio de 93,2 €/MWh; el más elevado de la historia.

El incremento supone pagar por la energía un 12% más que el pasado mes de junio (82,93 €). Asimismo, casi triplica el precio medio del mes de julio del pasado año (34,64 €).

Este fuerte incremento del precio de la energía elevará la factura media de los hogares con tarifa PVPC (hogar con 4.6 kW de potencia y consumo mensual de 292 kWh hasta los 72,50 € al mes, lo que supone un incremento del 5,4% respecto a la ya elevada factura del pasado mes de junio (68,80 €), pero se dispara en un 17% respecto a la factura pagada durante el mes de julio de 2020 (55.70 €). Sin la reducción del IVA del 21% a 10% que de forma transitoria se aplica hasta final de año la factura se hubiera elevado hasta los 79,80 €.

 Los hogares están sufriendo durante 2021 un fuerte incremento de precios en el suministro eléctrico, lo que les está llevando a acumular de enero a julio una factura de 470 euros,  frente a los 381,28 euros que un hogar medio acumulaba en el mismo periodo del pasado año. Una factura acumulada un 23% más elevada que supone haber desembolsado ya 89 euros más.

 Este incremento de factura impacta de forma directa a los hogares que tienen contratada la tarifa regulada PVPC, y a otras tarifas indexadas al mercado mayorista, pero OCU ha detectado también un fuerte incremento de precios en muchas de las ofertas que las comercializadoras ofrecen para nuevos clientes. Además, algunas de estas ofertas, pese a que se ofrecen con precio fijo, su contrato recoge la posibilidad de actualizar precios cuando la empresa lo estime oportuno con el preaviso estipulado, por lo que el consumidor no tendría garantizada la confianza de contar con un precio fijo asegurado.

 La organización de consumidores denuncia que el desencadenante de estos elevados precios es el encarecimiento del precio del gas (sigue marcando precio en torno a los 35€ MWh) y los derechos de CO2 (con precios en julio en torno a 53 euros). Sin embargo, OCU señala que el responsable último es el sistema oportunista de fijación de precios que facilita que tecnologías como la hidráulica que generan electricidad con bajos costes, aprovechen de forma sistemática los elevados costes de sus competidores para fijar precios desproporcionadamente altos.

Aprovechando siempre la oportunidad, algunas compañías eléctricas estén utilizando estos elevados precios en el mercado mayorista, para plantear como solución la eliminación de la tarifa regulada PVPC. La desaparición de la tarifa PVPC de ningún modo va a influir en rebajar esos precios mayoristas. Como comercializadoras que operan en el mercado libre, siempre tienen la oportunidad, pocas veces aprovechada, de ofrecer precios no indexados atractivos para los consumidores.

Por todo ello, OCU pide una vez más al Gobierno y la CNMC que aceleren la toma de medidas eficaces que reduzcan el precio de la electricidad para aliviar la situación de los hogares, especialmente los más vulnerables. Para ello OCU ha puesto en marcha una campaña que recoge 10 medidas entre las que destaca la reducción permanente del IVA y la reforma del sistema de fijación del precio de la electricidad.