No es ninguna broma, pero demuestra muy a las claras el particular sentido del humor que exhiben nuestras entidades financieras o sus ansias carroñeras, que todo puede ser; y es que ante la terrible situación económica que está viviendo una gran parte de la población de nuestro país los bancos han decidido ayudar al consumo y a la población en general subiendo sus tipos de interés. Y lo hacen a pesar de que el precio del dinero continúa en el -0,52%. Ellos dirán que es por salvaguardarse del riesgo que suponen los posibles impagados y para disminuir el riesgo suben el interés y lo que tendrán que devolver los afectados…jajajaja ¿a que parece broma? Como lo de las comisiones de 20 euros al mes de «mantenimiento»…por cambiar el aceite y los filtros a la cuenta todos los meses.

Nos lo cuenta el II Barómetro Asufin de préstamo al consumo cuando asegura que el incremento de necesidades de financiación entre los españoles en estos momentos ha duplicado el número de los que declaran su intención de pedir préstamos para refinanciar deuda: del 10,2% registrado en el mes de junio al 19,1%, en estos momentos, Frente a esto, se desploma el porcentaje de los que piensan en endeudarse para comprar vehículo o pagar unas vacaciones: del 25,3 al 13,1%, en el primer caso; del 6,2 a un testimonial 1,1%, en el segundo caso.

Los españoles que tienen intención de pedir un préstamo en estos momentos ha pasado del 14,2 al 19,2% y entre ellos, más del 50% se orientan a la necesidad de obtener liquidez o sanear la situación de deudas en las que se encuentran tras muchos meses de haber vistos reducidos sus ingresos, con ERTES o sin ellos.

Frente a la realidad de un momento en el que los ciudadanos manifiestan la necesidad de endeudarse para hacer frente a sus problemas económicos, las entidades están encareciendo de forma importante los precios, como muestran los datos recabados por ASUFIN de las 19 principales entidades bancarias y los Establecimientos Financieros de Crédito vinculados y no vinculados a fabricantes de automoción.

Esta subida se produce más en el corto plazo, es decir, préstamos de 1 a 5 años, con una media del 8,79% y un incremento del 1,43% con respecto al 7,45% del mes de junio. En el largo plazo, préstamos a más de cinco años, los tipos de interés escalan en menor medida: un 1,13% más con respecto al 7,89% del mes de junio, para situarse en el 9,01% (de media). Tal vez algo tenga que ver la expectativa de aumento del precio del dinero en el medio plazo. Resulta también muy clarificador de la banca que padecemos el saber que el tipo de interés medio en España para este tipo de créditos es del 9,01% frente al 5,67% de la zona euro. Esto se llama fe ciega en nuestro país.