El año 2021, con la reactivación del mercado residencial a toda marcha tras el freno que provocó la pandemia, se cerró con un incremento medio del 4,3 % en el precio de la vivienda nueva y usada en España, según el dato provisional de Tinsa en base a sus tasaciones en todo el territorio español. Este encarecimiento en tasa interanual en el cuatro trimestre alcanzó el 8,6 % al compararse con el trimestre de 2020 en el que los precios reflejaron caídas más pronunciadas tras la crisis sanitaria. País Vasco y Baleares destacan como las comunidades autónomas más dinámicas en evolución de precios. Co n esta importante subida de precios se incrementa también el esfuerzo familiar en la cuota hipotecaria.

Así, los españoles destinan de media el 20,9 % de sus ingresos familiares disponibles a afrontar el primer año de hipoteca. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la hipoteca media en España se sitúa ya en 136.622 euros. Cada mes, el pago de la cuota hipotecaria supone un desembolso medio de 598 euros.

Pero esto es sólo la media. Las diferencias geográficas en el nivel de esfuerzo financiero, que relaciona rentas familiares con el importe medio de las hipotecas en cada zona, continúan siendo significativas en España. De acuerdo con las cifras provinciales de hipoteca media publicadas por el INE, Málaga y Baleares son las dos provincias con un esfuerzo financiero medio más elevado, por encima de 27 %, seguidas por Santa Cruz de Tenerife, Madrid, Guipúzcoa, Barcelona y Vizcaya, por encima del 21 %. En el extremo opuesto de la estadística, Ávila, Lugo y La Rioja, quedarían por debajo de una tasa de 15,5 %.

En las dos capitales principales, Madrid y Barcelona, el esfuerzo financiero neto alcanza un 21,9 % y 24 %, respectivamente. En Madrid supera la tasa del 28 % el distrito de Salamanca, Centro y Chamberí. Seguidas de los distritos de Moncloa-Aravaca, Arganzuela, Chamartín con tasas entre el 22 y el 25 %%. En Barcelona, el distrito de Les Corts registra la mayor tasa de esfuerzo superando el 34 %, seguida de Sarriá-San Gervasi, Gracia y Sant Andreu con valores por encima del 24 %.

La cuota mensual hipotecaria más elevada se registra en la provincia de Baleares (883 euros), seguida de Madrid (800 euros) y Barcelona (759 euros). Muy por encima del pago promedio que se realiza en Lugo (345), Jaén (346 euros) y Ávila (350), las provincias con las cuotas más reducidas.