Como nota a destacar hay que decir que la recuperación iniciada en el tercer trimestre se ha visto truncada en el cuarto por los malos datos de la pandemia afectada por la segunda ola de infecciones. La Rioja, Extremadura, Castilla y León, Aragón, Andalucía y Navarra muestran en la estadística del cuarto trimestre los mayores descensos tanto anuales como durante los meses de pandemia, alcanzando cifras de dos dígitos.  Las regiones que mejor han mantenido su precio respecto a los niveles de marzo son Melilla (+1,3 %), Islas Baleares (-3,0 %), País Vasco (-4,2 %) y Asturias (-4,9 %).

Las caídas anuales de valor medio son generalizadas en todas las regiones, advirtiéndose cierta moderación en la línea descendente de algunos mercados principales, junto con ajustes continuados en otros.

Murcia, Cataluña, País Vasco e Islas Baleares mantuvieron prácticamente invariables sus precios entre el tercer y el cuarto trimestre. Tanto la Comunidad Valenciana (-1,7 % trimestral) como la Comunidad de Madrid (-2,4 % trimestral) atenuaron en el cuarto trimestre el ritmo de caída experimentado en meses precedentes.

En tasa interanual, solo la Ciudad Autónoma de Melilla registra una evolución positiva. En un contexto de descensos generalizados, las regiones que se han mostrado más contenidas en el balance de los últimos 12 meses son Islas Baleares (-1,4 % interanual), Asturias (-3,5 %) y Cataluña (-5,5 %).

PROVINCIAS

Tan solo la provincia de Castellón y la Ciudad Autónoma de Melilla registran en el cuarto trimestre un valor medio superior al de un año atrás. Aunque todas las provincias han visto reducido el precio medio de la vivienda terminada respecto al primer trimestre del año, nueve provincias terminan el año con valores medios superiores a los del tercer trimestre, con Valladolid y Cuenca superando el 5 %.

Los mayores valores provinciales se dan en Guipúzcoa (2.408 €/m2), Baleares (2.232 €/m2), Madrid (2.181 €/m2) y Barcelona (2.072 €/m2). Los menores, en Ciudad Real (611 €/m2), Cuenca (648 €/m2), y Teruel (649 €/m2).

Hasta en diez provincias (Almería, Huelva, Zaragoza, Ávila, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Lleida, Tarragona y La Rioja) el precio medio acumula un descenso superior al 50% desde los máximos alcanzados en 2007.