El Euríbor, el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, cerró febrero en el -0,501%, frente al -0,505% de enero, lo que supone su primera subida después de ocho meses de caídas y cinco años desde que entró por primera vez en terreno negativo, según afirma el Banco de España. El viernes, último día del mes, el euríbor se situó en -0,483%, lo que arroja esta media del -0,501% en el conjunto del mes.

Esto supone que las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de Euríbor +1% a las que les toque revisión experimentarán un descenso de 134,16 euros en su cuota anual respecto al mismo mes del año pasado o, lo que es lo mismo, de 11,18 euros al mes.

Los expertos del mercado hipotecario estiman que el Euríbor seguirá registrando valores similares a los actuales durante este año y, probablemente, durante el próximo, no superando el -0,45 este 2021 y el -0,42% en 2022. Es decir, continuará dejando en negativo muchas hipotecas, otra cosa será que los bancos reflejen esta situación a los hipotecados.

La tendencia podría romperse si se produce un aumento muy pronunciado de la inflación en cuanto termine la pandemia de la covid-19. En ese escenario, si la inflación en el conjunto de la eurozona se situara por encima del 2%, el BCE podría subir sus tipos de interés para tratar de contenerla, lo que previsiblemente provocaría un aumento del Euríbor. Los estímulos económicos para reactivar empresas y mercado laboral podrían ser los causantes.

En todo caso, la  estabilización de este pasado mes no es suficiente para predecir un cambio de tendencia, con los bancos manteniendo a la baja el coste de sus hipotecas. Para que se produjera una subida de precios por parte de los bancos necesitaríamos ver al Euríbor subiendo durante varios meses consecutivos hasta alcanzar el 0%.

En referencia al Euríbor hay que añadir que el BCE ha publicado algunos de los nuevos tipos de interés oficiales establecidos por la orden ETD/699/2020, con el objeto de aumentar las alternativas de tipos de interés oficiales que tienen las entidades, tanto para utilizarlos en la concesión de préstamos como para incluirlos como sustitutivos en dichos contratos. Estos índices cuya definición ha sido desarrollada por el Banco de España son cuatro, basados en diferentes plazos del Euríbor: a una semana (-0,566%), a un mes (-0,553%), a tres meses (-0,541%) y a seis meses (-0,521%).