Bono Social de Luz Eléctricas Gas Natural Fenosa Iberdrola Pobreza energética Precios Tarifa de Ultimo Recurso

Con el PSOE continúa la miseria del bono social de Mariano Rajoy

Los descuentos en el recibo eléctrico que representa el bono social aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez frente al modelo que puso en marcha el de Mariano Rajoy son igual de miserables. Para el usuario medio acogido a los descuentos del 25% en la potencia y en los primeros kWh consumidos, el nuevo bono sólo reducirá el recibo entre 66 céntimos y 1,98 euros más que el anterior.

En la mayoría de los casos, el bono social ni siquiera sirve para paliar el brutal incremento del 15,9% que se ha producido en la factura en los últimos doce meses, advierte Facua, que critica que el nuevo Gobierno socialista tampoco esté dispuesto a proteger realmente a los usuarios de la especulación en la que incurre el sector eléctrico en la fijación de sus tarifas. Parece que la sombra de las puertas giratorias es alargada.

FACUA ha realizado su estudio a partir de las tarifas semirreguladas (PVPC) del mes de septiembre tomando como referencia un perfil de usuario medio, que según los análisis realizados por la asociación sobre decenas de miles de facturas de viviendas ocupadas consume 366 kWh al mes y tiene una potencia contratada de 4,4 kW.

El bono social que puso en marcha el Gobierno del Partido Popular se limita a aplicar a su reducido número de beneficiarios un descuento del 25% o el 40% en la potencia contratada y en los primeros kWh consumidos cada mes: 100 kWh si los beneficiarios son familias sin menores, 140 kWh si tienen un menor o son pensionistas, 170 kWh si tienen dos menores y 300 kWh si son familias numerosas. Los cambios en sus características aprobados por el Gobierno socialista lo dejan prácticamente igual, ya que no hacen más que aumentar levemente el número de kWh a los que se les aplicará el descuento: 15, 21, 26 o 45 kWh, respectivamente.

Con las tarifas de septiembre, el usuario medio pagará un recibo de 83,55 euros, un 15,9% (11,47 euros) por encima de los 72,08 euros del mismo mes del año pasado. En la mayoría de los casos, los reducidos descuentos del bono social ni siquiera sirven para paliar este brutal incremento.

Con el bono social de Rajoy, si el usuario recibe un 25% de descuento en la potencia y en los primeros kWh consumidos pagaría 74,36 euros si no tiene hijos menores (un 11,0% menos), 72,60 euros si tiene un menor o todos en casa cobran la pensión mínima (un 13,1% menos), 71,28 euros si tiene dos menores (un 14,7% menos) y 65,57 euros si son familia numerosa (un 21,5% menos). Con el nuevo bono social de Sánchez, el mismo usuario pagará 73,70 euros (un 11,8% menos), 71,68 euros (un 14,2% menos), 70,14 euros (un 16,1% menos) y 63,59 euros (un 23,9% menos), respectivamente.

En cuanto al aumento del beneficiarios del bono social aprobado por el Gobierno, la asociación critica que únicamente se incorpore a las familias monoparentales y no se dé acceso a familias con bajos ingresos pero que resultan superiores a los pequeñísimos niveles de renta establecidos en el bono social que puso en marcha el Ejecutivo de Rajoy. El pasado septiembre, menos de 700.000 familias habían solicitado la renovación del bono social, frente a los alrededor de 4 millones que tenían derecho al anterior, una cifra que ya de por sí resultaba muy baja frente a los diez millones de usuarios que debieran tener acceso a unas tarifas eléctricas más bajas.

(Visitado 31 times, 1 visitas hoy)
Eduardo Lizarraga
Periodista Económico CEO en www.aquimicasa.net
https://www.aquimicasa.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *