justicia_dinero
Bancos Hipotecas Vivienda

Se obliga al banco a pagar los Actos Jurídicos Documentados

Ante la absoluta parcialidad del Gobierno en favor de los bancos, los juzgados están dando de forma mayoritaria la razón a los usuarios afectados por las estafas bancarias. Así, un juzgado de Sevilla ha declarado la nulidad de la cláusula de gastos de una hipoteca, cuya suma asciende a un total de casi 4.000 euros; pero lo novedoso es que  ha incluido en la sentencia el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Hasta este momento las sentencias judiciales en los casos de gastos hipotecarios asumían siempre la nulidad de los gastos de Registro de la Propiedad y, con la sentencia del Tribunal Supremo 705/2015, de 23 de diciembre, casi de forma mayoritaria, la de los gastos de notaría. Pero era distinto en el pago del  impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que representa la mayor parte de los gastos que paga el hipotecado.

La sentencia de éste juzgado de Sevilla  se fundamenta en la resolución del Tribunal Supremo de 23 de diciembre mencionada, que confirma la nulidad de determinados gastos de formalización de préstamos hipotecarios “por considerarlos abusivos y beneficiar a los bancos en exclusiva”, pero no concretaba las consecuencias jurídicas de tal declaración de nulidad.

En el caso de los gastos de Registro de la Propiedad y de notaría, ningún juzgado tenía apenas dudas,  pero la situación difería en el caso del impuesto de Actos Jurídicos Documentados que,  al estar en el ámbito tributario quedaba al libre arbitrio de cada juzgado.

La sentencia sevillana  supone un cambio radical en las argumentaciones jurídicas contempladas hasta ahora, y abre la vía a la reclamación judicial del mencionado tributo. Según dicta la resolución, la cláusula quinta de la escritura, que impone al prestatario la obligación de pagar los gastos de notario, registro, impuesto de actos jurídicos documentados y gastos pre-procesales o procesales,  debe ser declarada nula por abusiva y se condena a la parte demandada al pago a la parte demandante de los mencionados gastos más los intereses legales desde la fecha en que se realizó el pago.

Por si la resolución fuera poco, el juzgado de Sevilla establece, además, la nulidad de otras cláusulas como vencimiento anticipado, limitación al tipo de interés (conocida popularmente como cláusula suelo) e intereses de demora, estimando la fundamentación jurídica expuesta por los abogados y la devolución al cliente de una cantidad total de más de 15.000 euros.

(Visitado 356 times, 1 visitas hoy)
Eduardo Lizarraga
Periodista Económico CEO en www.aquimicasa.net
https://www.aquimicasa.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *