Poblada desde el Neolítico y con muchas probabilidades de que formara parte del mítico reino de Tartessos, la comarca del Aljarafe agrupa a 30 pueblos que forman una de las mayores aglomeraciones urbanas del sur de España. Tartésicos y fenicios dejaron sus huellas en la región, como en el cerro del Carambolo, en donde se encontró un afamado tesoro datado entre el siglo VI y el X antes de nuestra era y cuyo origen tartésico o púnico aún se discute.

La zona continuó su poblamiento con romanos, como lo atestiguan las decenas de villas encontradas, visigodos y árabes, que dejaron algunas mezquitas reconvertidas en iglesias y torres defensivas como la de Albaida. Tras la reconquista cristiana, los reyes castellanos cedieron la comarca para su posible defensa a las órdenes religiosas, que la transformaron en un gigantesco feudo hasta que cayó en las manos del Conde de Olivares.

El inmenso latifundio, con amplios terrenos municipales, prosiguió con su economía tradicional fundamentada en la vid y el olivo, auspiciada por un clima suave y una geografía propicia. A mediados del siglo XVII habían convertido el Aljarafe en un verdadero «Estado de Olivares», como se le llegó a llamar.

La desamortización de las tierras, producida en el siglo XIX no trajo grandes cambios ni en la población ni en la economía y hubo que esperar a mediados del pasado siglo a que la burguesía sevillana, huyendo del calor veraniego de la capital del Guadalquivir, construyera allí sus segundas residencias y comenzara a dar una nueva vitalidad a la región. Y es que, aunque la mayoría de los pueblos no están a más de 20 minutos de Sevilla, hay una diferencia climática de 2º menos en verano y 2º más en invierno. Y esto se hace sentir.

A partir de los años 60-70, se produce un boom inmobiliario en toda la región, y se construyen viviendas y urbanizaciones en esta treintena de pequeños pueblos, que hasta aquel momento no superaban ninguno los 2.000 habitantes.

En estos momentos y aunque el Aljarafe mantiene vivas sus tradiciones agrícolas y su paisaje de olivares y dehesas, la población total que lo habita es ya más urbanita y supone un cuarto de la aglomeración urbana de Sevilla. No puede confundirse con una ciudad dormitorios, como las de las coronas metropolitanas de Madrid o Barcelona, sino que son una serie de pueblos residenciales, cuyos límites están muy confusos por las numerosas urbanizaciones de chalets que se extienden entre ellos.  Y con los mejores servicios como piscinas, instalaciones deportivas, colegios, centros comerciales y ciudades sanitarias.

Este gran cambio demográfico y social puede entenderse si sabemos que ocho de los diez municipios del Aljarafe copan la lista de los diez municipios con mayores rentas de Andalucía. Disponer de una casa en esta zona es para muchos sevillanos  la mejor opción en calidad de vida, la demanda es alta y las mejores oportunidades vuelan. Por ello merece la pena estar bien asesorado en manos de un profesional conocedor de la zona. Y en este sentido Deco Aljarafe es la mejor agencia inmobiliaria en el Aljarafe.

La agencia inmobiliaria comenzó su andadura en Sevilla poco después de la Expo 92. Dos años después se expandió especializándose en los pueblos de la comarca del Aljarafe, estando situada en la actualidad en la Avda Europa en Gines, aunque mantiene su sede en la capital.

Deco Aljarafe se dirige tanto a compradores como a propietarios que quieran vender su inmueble, asesorando y resolviendo todo tipo de circunstancias que puedan surgir en la operación de compra-venta. La profesionalidad, la cercanía con el cliente, la antigüedad en la profesión y el conocimiento del mercado Sevillano son algunos de los puntos fuertes de la inmobiliaria.

Y los clientes dejan claro en sus opiniones sobre la inmobiliaria Deco Aljarafe en Sevilla que se sienten satisfechos. Como Nicolás, que asegura que es el servicio más profesional con el que se ha encontrado. Y es que, añade, “todo el equipo se involucra en cada paso de la operación, con una amabilidad y empatía mucho más allá de lo que se podría esperar”. También José Luis, que se muestra muy “satisfechos con esta inmobiliaria”. Y es que le ayudaron en todos los aspectos de la operación haciendo fáciles los trámites. “Se nota la experiencia y profesionalidad” dice complacido.

La inmobiliaria ha sabido adaptarse desde sus comienzos al lugar en el que trabaja, por eso en Sevilla capital se ha especializado desde su comienzo inmuebles de tipología pisos, mientras que en el Aljarafe se dirige a la categoría de casas y chalets con un mayor número de metros.

Esta capacidad de adaptación la destacan muchos clientes en sus opiniones sobre la inmobiliaria Deco Aljarafe en Sevilla, como es el caso de Iván, que se muestra “encantado con esta inmobiliaria” y es que, afirma, en Deco Aljarafe “se adaptan a la situación de las personas buscando soluciones” y termina aconsejando “si buscas una vivienda en alquiler no dudes en contactar con ellos”. Por su parte, María del Mar, destaca la amabilidad y profesionalidad destacando “siempre confío en ellos”.

Es la cuidada asistencia presencial, su especialización y el conocimiento del mercado en el que desarrollan su actividad, junto con su disponibilidad y transparencia en toda la operación por lo que abundan estas buenas opiniones sobre la inmobiliaria Deco Aljarafe en Sevilla.

La comarca del Aljarafe se extiende por una larga franja de norte a sur, desde los municipios de Sanlúcar la Mayor y Olivares hasta Aznalcóllar y Gerena, apenas ya a 7 kilómetros del Atlántico. Y en toda esta amplia región no encontraras otra inmobiliaria con las opiniones que tiene Deco Aljarafe.

DECO Aljarafe, la mejor agencia inmobiliaria en el Aljarafe