Con un importante crecimiento en las últimas décadas, propiciado por su cercanía a Barcelona, Viladecans, situada en la comarca del Bajo Llobregat, pudo comenzar su historia como una villa romana para la explotación agrícola en los albores del siglo I. Sigue con esa ocupación agrícola a lo largo de los siguientes siglos, pasando de manos entre los señores feudales y eclesiásticos de la época, hasta que a principios del siglo XX la industria comienza su expansión.

Muestra de aquellos lejanos tiempos feudales, que Viladecans ha sabido conservar hasta ahora con orgullo, son la Torre del Barón procedente del lejano siglo XII y la Torre Roja, mansión de la nobleza local, fortificada y con torre del siglo XIII. De época más actual podemos admirar la Casa de la Villa, edificio modernista de estilo neogótico que perteneció a la familia Molodell.

Viladecans se extiende sobre terrenos del Delta del Llobregat, desde la sierra prelitoral hasta la costa, con polígonos industriales hacia el sur y terrenos de uso agrícola abriéndose hacia el mediterráneo. Y la carretera que en una docena de kilómetros llega a Barcelona, vertebrando el territorio. Complementan el mapa la autopista Pau Casal al sur, el trazado de ferrocarril paralelo a la costa y la autopista de Castelldefells.

La población reside mayoritariamente en el centro urbano, formado por el cruce entre las carreteras de Barcelona, la de Sant Climent y el Camino de Gavá. Formando una corona alrededor de este centro encontramos las primeras urbanizaciones de los años sesenta, de los que el más populoso en el conocido sector Ponent que se extiende hacia Gavá. En la zona norte tenemos la ciudad jardín Alba Rosa, un modelo residencial de los 50.

La cercanía a Barcelona y una atractiva oferta residencial, junto con mejores precios, están impulsando el crecimiento de barrios como el de Sales y avanzándose en un modelo de ciudad con diferentes centros urbanos articulados alrededor de Torrent Ballester, Llevant y Marina, donde los desarrollos inmobiliarios de obra nueva están incrementando la oferta de pisos y casas en venta para vivir en Viladecans.

En todos estos barrios, nuevos y antiguos, el trabajo de un profesional puede facilitarnos mucho la tarea de encontrar vivienda, ya sea en compra o en alquiler. Y en este trabajo Fincas Viladecans es la mejor agencia inmobiliaria en Viladecans.

La empresa fue fundada el 1 de marzo de 1986 por Antonio Membrilla, padre de Eva, la actual propietaria. Un trato cercano, cordial y personalizado hacia el cliente distingue a Fincas Viladecans, en cualquiera de las operaciones que realiza, ya sea de compra, venta o alquiler de toda clase de inmuebles. Este trato es una de las mayores distinciones que los clientes hacen en sus opiniones sobre la inmobiliaria Fincas Viladecans.

Lo afirma Jessica, asegurando que la atención de Eva es maravillosa y que se preocupa también por los inquilinos. También Juan José destaca la atención, trato y profesionalidad de Fincas Viladecans “quedan pocas inmobiliarias así” afirma, añadiendo que destacaría también la amabilidad y que la recomienda sin ninguna duda.  Al igual que la recomienda Beatriz por su gran profesionalidad y servicio inmejorable. “Tiene un gran equipo, dedican tiempo al cliente y resuelven todas las dudas “y asegura que es la mejor opción en la zona. Pedro también quiere destacar que Eva y David son la mejor agencia inmobiliaria, “con un trato profesional y a la vez familiar”.

Fincas Viladecans centra su actividad en la comarca del Baix Llobregat, extendiéndose hacia otras zonas como Baix Penedés, Garraf y el comienzo de la Costa Dorada, sin olvidar L’Hospitalet y la misma Barcelona donde gestionan también viviendas.

Proporciona a sus clientes, servicios centrados en el asesoramiento en las operaciones de compraventa de inmuebles, tasación y orientación sobre el precio de venta o alquiler según mercado y ubicación, confección de contratos de compraventa y alquiler, confección de pagas y señales, confección de todo el papeleo burocrático, como renuncias, tramitación de cédulas de habitabilidad, asesoramiento financiero, tramitación del cobro de alquileres, asesoramiento legal…

En estos últimos años se ha iniciado en servicios de cariz más financiero, como la gestión de seguros de impago de alquiler y el asesoramiento en la gestión hipotecaria. Y llevando a todos ellos su excelencia y profesionalidad no son de extrañar las excelentes opiniones sobre la inmobiliaria Fincas Viladecans.

Son también de destacar las opiniones de Karina, que asegura que tanto Eva como David se han implicado al máximo en la búsqueda de la vivienda que necesitaba, con un asesoramiento honesto y eficaz, siempre atentos a sus necesidades, “buenos profesionales y muy recomendables” asegura. Como Aina, que quiere destacar la simpatía y el trato recibido en la inmobiliaria; o Rosa, que añade a la eficiencia y profesionalidad el trato humano recibido y que están siempre a disposición para cualquier gestión y que los aconseja por esto. Lo mismo asegura Rosa, que destaca la experiencia de comprar casa con esta inmobiliaria, el trato cercano y personal y lo estupendos profesionales que son tanto Eva como David. Y con estas son centenares las buenas opiniones sobre la inmobiliaria Fincas Viladecans.

La amplia experiencia en el mercado inmobiliario de Viladecans, junto a ese trato cercano cordial y personalizado hacia el cliente, se ha traducido en un elevado grado de fidelización de los clientes que recomiendan la empresa a amigos y familiares porque saben que por confianza, tranquilidad, seguridad, buena gestión y ajustados honorarios esas excelentes opiniones sobre la inmobiliaria Fincas Viladecans son mucho menos de lo que merecen Eva y David.

Opiniones sobre la inmobiliaria Fincas Viladecans  Inmobiliaria Fincas Viladecans