Los socios del Gobierno y los distintos ministerios implicados están negociando una nueva subida del IPREM, el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, utilizado como referencia para la concesión de multitud de ayudas sociales, subsidios por desempleo, acceso a viviendas de protección oficial y ayudas para el alquiler, becas de estudio, servicios de asistencia jurídica gratuita, rentas mínimas de inserción… o el propio Ingreso Mínimo Vital (IMV).

La intención del PSOE y de Unidas Podemos es incluir esta medida en los Presupuestos Generales del Estado de 2023, los últimos de la legislatura, que estarán en vigor en año electoral. Es un concepto importante para poder paliar los problemas económicos de las clases más desfavorecidas.

Aunque el Ejecutivo tiene la responsabilidad de actualizar este indicador cada año atendiendo a la situación económica a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), lo cierto es que el IPREM llevaba congelado en 537,84 euros desde 2017 y apenas ha crecido 5 euros en la pasada década. En los Presupuestos de 2021, la coalición de Gobierno aprobó una subida del 5%, hasta situarlo en 564,90 euros mensuales, y en los PGE de 2022, con el 2,5%, se elevó hasta los 579,02 euros actuales. Ahora los socios están negociando otro incremento de cara al año que viene, en que con una inflación del 9% y más en la alimentación, resulta «imprescindible» proteger a los más vulnerables.

El IPREM es importante porque sirve como referencia tanto para determinar la cuantía de determinadas prestaciones, como para fijar el nivel de renta que permite acceder a las mismas,de forma que a mayor IPREM, mayor cantidad de familias protegidas. Es Unidas Podemos quien está presionando al PSOE para la actualización de este índice que es una de sus más importantes peticiones a contemplar en los PGE. En todo caso es un compromiso de programa de ambos partidos, subirlo e incluir unos mecanismos de actualización.