En cuanto el inmobiliario funciona salen las voces que recordando lo sucedido en la primera década del siglo nos piden atención a la burbuja. Sin embargo, aunque haya operaciones y el precio haya comenzado a subir levemente, la burbuja  inmobiliaria está lejos de las condiciones actuales del mercado. Lo asegura la tasadora Tinsa.

Según los datos provenientes de las tasaciones de Tinsa el precio medio de la vivienda en España se encuentra un 30% por debajo del nivel máximo que alcanzó en diciembre de 2007. Aunque se ha recuperado casi un 22% desde el punto más bajo que tocó durante la crisis, que data de febrero de 2015 según los registros de tasaciones, la vivienda es hoy casi un tercio más barata de lo que era a finales de 2007.

Dentro de esta foto general, hay, por supuesto, matices. Si se desciende un escalón y miramos los grandes grupos que componen la estadística IMIE General y Grandes Mercados, encontramos que en la costa mediterránea, el grupo más duramente golpeado en la crisis por el stock acumulado y el freno de la segunda residencia, esa diferencia entre el valor medio actual y el de 2007 se amplía hasta el 40%.

Sin embargo, en las islas la diferencia en mucho menor, tan solo de un 9,8%. No tanto por lo que han recuperado, sino porque la subida del precio durante el boom fue menos acusada que en el resto de los grupos y la caída posterior durante la crisis también.  Sumado a esa mayor estabilidad, lo cierto es que las islas son el grupo que más se ha revalorizado desde sus mínimos (un 39% desde julio de 2014), por encima del 31% que lo han hecho las capitales y grandes ciudades. Como estas últimas se depreciaron más desde su máximo durante la crisis, pese a la recuperación de los últimos años siguen estando casi un 30% por debajo del nivel de 2007.

En el trazo grueso, estamos, por tanto, lejos de los máximos. Pero, si centramos el foco en ciertos micromercados, encontramos zonas con una mayor tensión de precios, que los acerca a los niveles de 2007. Es el caso del Barrio de Salamanca, en Madrid, donde la vivienda estaría tan solo un 1,5% por debajo de su máximo histórico. También Centro y Chamberí están en torno a un 5% por debajo de sus referencias de 2007. En Barcelona, según los datos de Tinsa, Les Corts sería el distrito que está más cerca de sus máximos, a una distancia de un 12%.

Como se puede comprobar, la situación es muy diferente dependiendo de la localización, pudiendo existir zonas más calientes que otras… Pero si se trata de estimar a grandes rasgos la situación del mercado de la vivienda en España, nos quedamos con esa visión a vista de pájaro que nos deja la media nacional: un 30% de diferencia respecto a 2007. No estamos ni de lejos en situación de riesgo inmobiliario.