No hay asociación de consumidores ni partido político que no esté preguntando al Gobierno qué está sucediendo con la factura de la luz y de qué manera va a actuar.  También la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte del efecto que la importante subida del precio de la electricidad durante el mes de agosto va a tener en la factura de los consumidores, y que supone un incremento del 25% anual en la factura hasta el mes de agosto.

La asociación alerta del espectacular incremento de los precios de la electricidad en el mercado mayorista durante la primera quincena del mes de agosto que ha llevado el precio hasta los 102,11 euros, lo que supone un 9,6% más que el mes de julio que era, hasta ahora el mes con el precio de la electricidad más caro de la historia. Este precio supone triplicar casi el precio que se alcanzó en agosto de 2020 (36,2 euros /MWh) y muy lejos también (un 67% más elevado) del que hasta ahora había sido el mes de agosto más caro (2018) con un precio de 64,33 euros/MWh.

También señala que el 73% de los días el precio de la electricidad en el mercado mayorista ha superado los 100 euros/MWh y con 5 días consecutivos de precios máximos hasta alcanzar los 117,29 euros el viernes 13. Un hecho absolutamente insólito y sin precedentes en la evolución del mercado mayorista. Si se mantienen a lo largo de todo el mes de agosto los elevados precios, algo que ya ha sucedido en los meses anteriores, la factura mensual para un hogar medio (con una potencia de 4.6 kW y 292 kWh de consumo mensual), asegura la OCU,  se elevará hasta los 76,6 €. Este incremento supone un 35% más que la factura de agosto de 2020. Son en total 20 euros más por un consumo equivalente y 4,4 € más que la última factura de julio (72,2 €). Y todo ello con la rebaja del IVA del 21% al 10%. Sin esa medida, que tiene carácter temporal, la factura de agosto se habría elevado hasta los 84,3 €.

La desorbitada subida del precio de la electricidad supone un supone un grave perjuicio para los consumidores. La factura acumulada durante estos primeros meses de 2021 será de 546,25 € frente a los 437.85 € que se pagaron el pasado año 2020 hasta el mes de agosto. Se trata de un sobrecoste de 108,4 €. Es decir, hasta el momento los consumidores han pagado por la factura de la luz un 24.8% por ciento más que en 2021.

Este incremento de factura impacta de forma directa a los hogares que tienen contratada la tarifa regulada PVPC, y a otras tarifas indexadas al mercado mayorista, pero OCU advierte de las importantes subidas de precios que se están produciendo en el mercado libre que exige extremar la cautela tanto a la hora de contratar alguna de estas ofertas como en las comunicaciones que hagan las compañías cuando toque la revisión de tarifas. Muchas de las tarifas en el mercado libre incluyen ya en sus contratos la posibilidad de actualizar los precios trimestralmente o en cualquier momento dependiendo de la evolución del mercado, por lo que el riesgo de sufrir un fuerte incremento del precio es muy elevado.

OCU recuerda que esta subida de precios está directamente relacionada con el incremento del precio del gas y los derechos de CO2 que se deben pagar por hacer uso de este combustible para generar electricidad. Pero advierte de nuevo que son las concesiones hidráulicas las que están aprovechando estos elevados costes de las plantas de ciclo combinado que generan electricidad con gas, para ofrecer su energía a precios solo ligeramente inferiores. De esta forma aprovechan la oportunidad que les ofrece el actual sistema de precios marginalista para encarecer muy por encima de lo razonable la factura eléctrica de los consumidores, sabiendo que ninguna planta de generación podrá competir forzándole a aplicar precios más reducidos.

OCU pide una vez más que tanto el Gobierno como la CNMC que de forma inmediata tomen medidas eficaces que reduzcan el precio de la electricidad para aliviar la situación de los hogares, especialmente los más vulnerables.

Estas medidas deben centrarse en la eliminación de los beneficios extraordinarios que genera el actual sistema de fijación de precios de la electricidad a costa del bolsillo de los consumidores. OCU ha puesto en marcha una campaña para recabar el apoyo de los ciudadanos para exigir al Gobierno modificaciones para conseguir un mercado de la electricidad más justo para los consumidores.