En este año con crisis sanitaria y mucho consumo eléctrico por mayores tiempos de permanencia en las casas,  tras 19 meses consecutivos de bajadas, el recibo de la luz del usuario medio tuvo en diciembre un encarecimiento interanual del 7,2%.

La factura de diciembre representa 69,28 euros para el usuario medio, que según las estimaciones de FACUA consume 366 kWh mensuales y tiene una potencia contratada de 4,4 kW. Su importe está 4,66 euros por encima de los 64,62 euros en los que se situó en diciembre de 2019.

Se trata del primer incremento interanual en la factura eléctrica desde abril de 2019. Durante 2020, el recibo del usuario medio ha experimentado bajadas interanuales que llegaron hasta el 23,8% de abril, cuando se situó en el mínimo histórico de 55,71 euros, frente a los 73,09 de un año atrás.

El kWh, un 10,2% más caro

En cuanto al precio del kilovatio hora (kWh), el pasado diciembre se situó en una media de 13,68 céntimos, un 10,2% más caro que en diciembre del año anterior, cuando supuso 12,41 céntimos.

En los cuatro primeros días de 2021, el precio del kWh se ha situado en una media de 15,11 céntimos (impuestos indirectos incluidos), muy por encima de los 13,68 céntimos que representó durante todo el mes de diciembre.

FACUA y otras asociaciones de consumidores  insisten en reclamar al Gobierno un cambio en el modelo de fijación de precios en el mercado mayorista,  ya que el actual favorece la especulación. También piden la bajada del IVA de la luz para los consumidores domésticos. Este IVA, junto al impuesto especial de la electricidad, provoca que los impuestos indirectos encarezcan el recibo un 27,2%.