La tercera ola que tuvo lugar a lo largo del mes de enero y febrero, junto con las limitaciones que trajo aparejadas supusieron un importante freno a las operaciones inmobiliarias. Así la compraventa de viviendas disminuyó un 4,3% el pasado mes de febrero respecto al mismo periodo de tiempo de 2020, hasta alcanzar las 43.185 operaciones. Se trata de una caída mucho más moderada que la registrada en enero, así como el mejor dato registrado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el último año. Para continuar con datos positivos hay que añadir que  la tasa mensual aumenta un 8,6%, lo que supone 12,7 puntos más que la del año anterior.

Teniendo en cuenta el tipo de inmuebles presente en las operaciones, observamos que el 90,9% de las viviendas transmitidas por compraventa en febrero fueron libres y el 9,1%, protegidas. En términos anuales, el número de viviendas libres transmitidas por compraventa disminuyó un 4,6%, y el de protegidas, un 0,3%. Por otra parte, el 23,5% de las viviendas transmitidas por compraventa en febrero fuero nuevas, mientras que el 76,5% eran usadas.

INE 1.jpg

Continúa asegurando el INE que el número de operaciones sobre viviendas nuevas subió un 11,1% respecto a febrero de 2020, hasta totalizar las 10.130 operaciones. Las transacciones de unidades usadas bajaron un 8,1%, hasta las 33.055.

Si observamos los datos por comunidades autónomas,  aquellas con mayor número de transmisiones de viviendas por cada 100.000 habitantes fueron la Comunidad Valenciana (147), La Rioja (137) y Andalucía (133). Asimismo, las regiones que presentaron los mayores incrementos anuales en el número de compraventas de casas en el segundo mes del año se dieron en La Rioja (13,7%), Principado de Asturias (12,0%) y País Vasco (10,9%). Por su parte, Canarias (–16,2%), Illes Balears (–15,9%) y Aragón (–13,5%) notificaron los mayores descensos.

INE 2.jpg