El número de viviendas de obra nueva visadas ha aumentado un 2,1% respecto a los meses de enero a septiembre del año pasado. Se han visado 1.622 unidades más que en dicho periodo hasta alcanzar las 79.626. Lo asegura el Colegio de Arquitectos que avanza un incremento ligeramente mayor (3,7%), si se compara con los primeros nueve meses de 2019. Por trimestres, sin embargo, entre julio y septiembre se ha registrado un retroceso del 4,1%. Se ha pasado de 27.374 viviendas autorizadas para obra nueva en el tercer trimestre de 2021 a 26.246. No obstante, el dato es positivo en comparación con el mismo periodo de 2019, con un incremento del 9,8% (+2.335 viviendas).

En cuanto a la superficie global, los 19.285.684 m2 visados para obra nueva residencial y no residencial representan un incremento del 2,5% respecto a los primeros nueve meses del año pasado, cuando se habían visado hasta septiembre 18.813.637 m2. En este caso, el resultado también es positivo (+1,1%) para el tercer trimestre del año, con 6.339.930 m2 visados frente a los 6.270.135 del mismo periodo de 2021. Respecto a 2019, supone un aumento del 9%. Entonces, entre julio y septiembre se visaron 5.814.793 m2

De forma desagregada, el Colegio de Arquitectos publica que la superficie visada para vivienda nueva hasta septiembre ha aumentado un 1,8% respecto al mismo periodo de 2021. Se ha pasado de 13.950.392 m2 a 14.199.407 m2. Sin embargo, este volumen constituye un retroceso del 1,7% en comparación con la superficie visada para obra nueva residencial en 2019. Aunque, por trimestres, entre julio y septiembre se ha visado un 4,9% menos de superficie para obra nueva residencial, pasando de 4.858.263 m2 a 4.619.219 m2 (-239.044 m2); en relación con el mismo periodo de 2019, la tendencia es positiva. Se ha visado un 3,4% más que en el tercer trimestre del año anterior a la pandemia.

La superficie visada para obra nueva de carácter no residencial ha registrado una variación interanual del 4,6% hasta septiembre, con 223.032 m2 visados más hasta alcanzar los 5.086.277 m2. La superficie autorizada mantiene los niveles de 2019. Por trimestres, entre julio y agosto el volumen de metros cuadrados visados para obra nueva no residencial aumentó un 21,9% respecto al mismo periodo del año pasado. Los 1.720.711 m2 visados constituyen, además, un incremento del 27,8% respecto al tercer trimestre de 2019. No obstante, al depender de grandes operaciones puntuales, estos datos no marcan tendencias.

En un contexto de notable incertidumbre, las perspectivas a corto plazo de los arquitectos y arquitectas españoles sobre la evolución del sector reflejan un cierto pesimismo en relación con la obra nueva y tibias expectativas respecto a la rehabilitación, con una mayoría considerando que el volumen de trabajo en obra nueva empeorará en 2023.

Entre los principales factores que pueden influir en la caída de la actividad señalan el aumento de los costes de la construcción y los efectos derivados del aumento de la inflación. Para estimular el aumento de la obra nueva estos arquitectos consideran que serían factores clave un estancamiento o bajada de los costes de mano de obra y materiales de construcción, las facilidades a la financiación de proyectos y el aumento de la capacidad de encargo de los clientes públicos o privados.