A pesar de todas las previsiones catastróficas, el año 2020 no ha ido tan mal. También hay que añadir que en términos estadísticos no ha sido un buen año por los altibajos producidos por el confinamiento de primavera y las limitaciones posteriores. En todo caso el año ha terminado con un mantenimiento de los precios y muchos altibajos en las operaciones de compraventa. Las tasaciones son otro dato más a tener en cuenta.

El número de tasaciones de vivienda con finalidad hipotecaria se incrementó en un 9,56% entre los meses de julio y septiembre, superando las 93.600, según los datos agregados de las 21 sociedades de tasación que forman la AEV (Asociación Española de Análisis de Valor). Se trata de la cifra más alta para ese periodo desde que se elabora la estadística en la AEV. Si duda los datos se producen por un embalsamiento previo de las operaciones producido a lo largo de los meses de confinamiento.

Durante ese periodo de tiempo también creció la cifra total del importe de los inmuebles tasados, aunque en una proporción algo menor: +8,81%. De esta forma y por término medio, el importe de tasación de los activos inmobiliarios valorados en el tercer trimestre ha sido un 0,68% inferior,  alcanzando un valor medio de 199.100€ por vivienda.

El número total de tasaciones completas del tercer trimestre, que engloba tanto las hipotecarias como las realizadas con otras finalidades, y para todos los usos además del de vivienda, experimenta un aumento del 0,87% respecto al mismo periodo del año anterior, con un total de hasta 268.589 valoraciones. Sin embargo, el importe total tasado desciende un 13,59%, lo que supone que se han realizado más tasaciones, pero de un importe medio menor. En particular, el segmento hipotecario aumenta un 10,95% en volumen, superando las 140.000 tasaciones en esos 3 meses, y desciende en importe total tasado, -11,67%.

Por su parte, el dato agregado de actividad de los tres primeros trimestres muestra un descenso en ambos conceptos (-6,09% en volumen de actividad y -9,69% en importe tasado), por efecto de la caída brusca de actividad experimentada entre los meses de abril y junio. En este dato agregado se aprecia cómo la proporción de tasaciones dedicadas al mercado hipotecario se mantiene estable respecto al año anterior, mientras crece respecto a años previos la parte de actividad dedicada a tasaciones con finalidades contables y disminuye la dedicada a otras finalidades variadas, como asesoramiento o periciales, entre otras.

Los proyectos de edificación y las tasaciones correspondientes cayeron un  -3,72% en volumen de proyectos tasados entre julio y septiembre, lo que adelanta una disminución de la oferta de obra nueva en determinadas ubicaciones.. En correspondencia con la realidad del sector el pasado año , se incrementaron los proyectos de rehabilitación, de los que se han tasado un 27,74% más que en el tercer trimestre de 2019. En el agregado del año hasta septiembre, el incremento ha sido del 1,95%.

Las revisiones de valor de activos bancarios que se llevan a cabo mediante metodologías de valoración automatizadas (AVM) siguen en aumento trimestre a trimestre. En el tercero de 2020 se han realizado más de 130.000, 1.7 veces más que en el segundo trimestre.