Sin haber salido del todo aún de la crisis sanitaria que nos ha sacudido este último año, los inversores internacionales toman posiciones y hacen que los precios suban. En primer lugar en el entorno de China que ha tomado una considerable ventaja en dejar atrás las limitaciones a la movilidad. Europa aún sigue con muchos problemas y eso repercute en la demanda inmobiliaria haciendo bajar los precios.

Once ciudades de todo el mundo experimentaron un crecimiento en sus precios de dos dígitos. Shenzhen, Shanghái y Guangzhou, con la inversión gubernamental en la Gran Área de la Bahía de China,  lideran el índice este trimestre, mientras que Madrid y Barcelona se posicionan como puntos de especial interés, esperando que retome su destacada evolución previa a la pandemia.

Los precios prime subieron un 4,6% de media en el año hasta marzo de 2021. Once ciudades registraron un crecimiento de precios de dos dígitos, frente a sólo una hace un año. Los bajos tipos de interés de las hipotecas -mínimos históricos en algunos mercados-, la escasez de stock y la necesidad de espacio tras el confinamiento han provocado un aumento de la demanda. Así se extrae del estudio «Prime Global Cities Index”, elaborado por Knight Frank.

El entusiasmo de los compradores ha persistido a pesar de la nueva serie de restricciones que comenzó en enero. Vancouver y Seúl (ambas +15%) completan los cinco primeros puestos, donde se han desplegado sucesivas medidas de enfriamiento para reducir la actividad especulativa en los últimos años, pero el apetito local por la compra de vivienda no se ha visto afectado.

Sin embargo, los precios prime no están subiendo en todas partes. Algunas de las principales metrópolis del mundo, Nueva York (-6%), Dubai (-4%), Londres (-4%), París (-4%) y Hong Kong (-3%) están viendo cómo se han reducido sus precios en el primer trimestre del 2021 frente al mismo periodo del año anterior

Madrid también ha sufrido un descenso interanual de alrededor de un -3%. Sin embargo, ha tenido un incremento trimestral cercano a un 1%. Se espera que, una vez que las prohibiciones de viajar se relajen, las transacciones transfronterizas se reinicien y la confianza del consumidor suba, este segmento siga la buena marcha que llevaba antes de la pandemia gracias a la latente demanda que se observa en la capital española.

En los primeros meses de 2020, antes de que la crisis sanitaria irrumpiera en España, Madrid se encontraba entre las diez principales ciudades mundiales con mayor crecimiento interanual (+4,6%) y se espera que esta evolución tan destacada se retome en los próximos meses.

“Madrid muestra un atractivo especial. Es un moderno centro urbano, con una sociedad dinámica y con un carácter cosmopolita. Es el principal motor económico de España, y la región que se recuperará con mayor rapidez de la crisis de la pandemia. Por supuesto, la calidad de sus proyectos residenciales aumenta ese atractivo. Entre otras cualidades, sus infraestructuras de transporte público, y sus conexiones internacionales con Latinoamérica, contribuyen al interés de la inversión extranjera, un 15% del total. Madrid sigue resultando especialmente atractivo para family offices nacionales e internacionales, fundamentalmente latinoamericanos”, explica Carlos Zamora, director del Área Residencial de Knight Frank.

Contexto inmobiliario europeo

Para profundizar más en el contexto del mercado residencial prime en Europa, Knight Frank ha elaborado el European Cities Guide. Se trata de un detallado estudio sobre las principales ciudades del continente europeo, estudiando su evolución y la evolución del propio mercado residencial, y analizando también su futuro. Dentro de este informe, se incluyen ciudades como Berlín, Milán o Lisboa. En España, Knight Frank destaca Madrid y Barcelona, situando a ambas como dos puntos especialmente interesantes para los próximos años.