El mercado residencial repite el patrón de otros años y muestra en agosto un freno en la tendencia de crecimiento de los precios experimentada en meses anteriores. El índice general registró un descenso del 0,8 % en agosto en comparación con julio, hasta 1.842 puntos, según refleja la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados. El precio medio de la vivienda nueva y usada es un 8,5 % superior al de hace un año (agosto de 2021) y se mantiene un 21,2 % por debajo de los máximos de finales de 2007.

“Esta variación mensual negativa en agosto, liderada por las ‘Capitales y grandes ciudades’ e ‘Islas’, es recurrente en la serie de precios y tiene, por tanto, un componente estacional asociado al descenso de la actividad en el periodo vacacional. Los grupos de ‘Áreas metropolitanas’, ‘Costa mediterránea’ y ‘Resto de zonas’ se han mantenido estables, con variaciones próximas al 0%”, explica Cristina Arias, directora del Servicio de Estudios de Tinsa.

Las ‘Capitales y grandes ciudades’ destacan entre los grupos analizados con la mayor caída de precios dentro un escenario de corrección moderada: un 0,9% de descenso entre julio y agosto, seguidas de los territorios insulares (-0,5 % mensual), donde la evolución de precios llevaba varios meses moderándose. ‘Áreas metropolitanas’ y ‘Costa mediterránea’ se mantuvieron en agosto prácticamente sin cambios: 0,0 % y -0,1%, respectivamente. Tan solo las localidades más pequeñas del interior peninsular y de la costa atlántica, agrupadas en ‘Resto de municipios’, aumentaron ligeramente su valor medio en agosto en tasa mensual: +0,1 %.

Arias destaca que, en términos interanuales, “todas las zonas reflejan incrementos significativos con respecto a agosto del año pasado». Es ‘Áreas metropolitanas’ el grupo donde más se ha incrementado el precio, un 9,5 %, en el último año, seguido de ‘Resto de Municipios’, con un 9,2 %. Ya por debajo de la media nacional, el valor medio en ‘Capitales y grandes ciudades’ es un 8,5% superior al de hace un año. El crecimiento es más contenido en ‘Islas’, donde el mercado se mantuvo activo tras el primer impacto de la pandemia, y muestra un valor medio un 3,5 % superior al de hace un año.

Evolución desde máximos y mínimos postcrisis

El precio de la vivienda nueva y usada ha registrado una revalorización del 32,1 % desde que tocara en agosto de 2015 su mínimo tras la crisis financiera. ‘Capitales y grandes ciudades’ y ‘Áreas metropolitanas’ lideran el crecimiento, con subidas del 38 % y 32,6 %, respectivamente.  El grupo menos dinámico es ‘Resto de municipios’, con un incremento desde su mínimo del 19,7 %.

El índice general muestra actualmente una caída acumulada desde máximos de del 21,2 %. Los extremos en esta evolución los marcan, por un lado, ‘Islas’, donde el precio es solo un 12,7 % inferior al de 2008, y, por el otro, ‘Costa mediterránea’, donde la brecha alcanza el 31,9 %. La vivienda en ‘Capitales y grandes ciudades’ se encuentra un 20,1 % por debajo de su máximo.