El valor del Índice Registral de Actividad Inmobiliaria – IRAI, se situó  en el tercer trimestre del año en 103,00% (95,97% si tomamos como base el inicio de año) y el del índice suavizado en 100,94%. Se observa, por tanto, una recuperación de la actividad inmobiliaria después de la fuerte contracción acaecida en este segundo trimestre debido a la pandemia, estimándose en un 6,39% la tasa de variación trimestral (-0,94% para el índice suavizado) lo cual compensa en parte la ruptura de la tasa creciente del IRAI iniciada en el primer trimestre del 2014. La recuperación se ha dado tanto en la parte mercantil (crecimiento del 4,82% con una repercusión de 1,43%) como,sobre todo, en la parte de propiedad (crecimiento del 7,05% con una repercusión de 4,96%).

Este crecimiento se debe principalmente a las operaciones de compraventa (crecimiento del 10,68%% con una repercusión del 4,72%) y, en menor medida, a las hipotecas (crecimiento del 0,94% con una repercusión del 0,25%), en ambos casos debido a los fuertes incrementos habidos en el número de compraventas (crecimiento del 37,88% con una repercusión del 6,18%) y en el importe de las hipotecas (crecimiento del 5,41% con una repercusión del 0,77%). El aumento también se ha dado en la construcción (crecimiento del 5,98% con una repercusión del 1,26%) y en el sector inmobiliario (crecimiento del 1,97% con una repercusión del 0,17%).

La parte negativa de la evolución del índice se ha debido principalmente a los precios de las compraventas (decrecimiento del -5,25% con una repercusión del -1,46%) que puede justificar el fuerte crecimiento habido en el número de compraventas y en el número de las hipotecas (decrecimiento del -4,43% con una repercusión del -0,53%) muy probablemente ligado al crecimiento del importe de éstas.

Por subgrupos, los impactos más grandes en la evolución creciente del índice se producen en el número de compraventas. De hecho, ha habido fuertes aumentos en casi todos ellos: número de compraventas de viviendas usadas (variación del 52,58% con una repercusión del 1,52%), de viviendas nuevas (variación del 30,30% con una repercusión del 3,35%), locales (variación del 64,06% con una repercusión del 0,64%), naves (variación del 43,03% con una repercusión del 0,38%) y garajes (variación del 61,44% con una repercusión del 0,28%).

También destaca el aumento del importe de las hipotecas de viviendas usadas (variación del 7,07% con una repercusión del 0,47%) y de las naves (variación del 27,82% con una repercusión del 0,21%). Finalmente, en la parte mercantil en el sector de la construcción cabe destacar el importante descenso en las actividades concursales (variación del -84,52% con una repercusión del 1,18%) y el incremento del número de constituciones de empresas (variación del 40,25% con una repercusión del 0,38%).

En menor medida, en el sector inmobiliario destaca el descenso del 63,63% en las actividades concursales (repercusión del 0,14%) y el aumento del 46% del número de constituciones (repercusión del 0,15%).

En la parte negativa destaca el fuerte descenso de los precios de las viviendas usadas (variación del -6,43% con una repercusión del -1,20%), de los locales (variación del -26,77% con una repercusión del -0,50%) y del número de hipotecas de viviendas usadas (variación del -12,13% con una repercusión del -0,74%)