El precio medio de la vivienda nueva y usada en España se mantiene en niveles similares a los de hace un año y asienta la recuperación general de valores medios iniciada a finales de 2020. El índice general de la estadística IMIE General y Grandes Mercados muestra en febrero un crecimiento interanual del 0,7 %, la misma tasa que en enero, tras descender dos décimas en el último mes. “En febrero no se constatan cambios significativos en los índices nacional y de grandes grupos, salvo incremento en Baleares y Canarias”, apunta Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

El valor medio en los mercados insulares aumentó en febrero un 4,0 % respecto enero, lo que deja en el 3,7 % su tasa de crecimiento interanual. Es la mayor subida anual entre los grupos analizados, seguido de la costa mediterránea (+2,3 %) y de las localidades más pequeñas del interior peninsular y de la costa atlántica, agrupadas en ‘Resto de municipios’ (+2,2 % interanual).

“Como sucedía en enero, solo el grupo de capitales y grandes ciudades muestra descenso en términos anuales (-1,4 %), registrando asimismo el mayor ajuste mensual (-1,3 %)”, explica Gil. Este grupo es también el único que registra una evolución interanual media negativa en el balance de los dos primeros meses de 2021 (-1,4 %), en contraste con el crecimiento medio del 4,6 % de las islas y del 1,9 % que muestran el grupo ‘Resto de municipios’ y las áreas metropolitanas.

VARIACIÓN RELATIVA INTERANUAL 

En todos los grupos, excepto en ‘Resto de municipios’, se ha reducido el valor de la vivienda nueva y usada desde que comenzara la crisis sanitaria en marzo de 2020.  El mayor ajuste se localiza en la costa mediterránea (-2,6 %), seguido de las islas (-1,4 %) y de las áreas metropolitanas (-0,8 %). Por el contrario, el grupo ‘Resto de municipios’ muestra un incremento del 1,8 % en el valor medio desde marzo del año pasado.

El índice general se encuentra un 32,7 % por debajo del nivel alcanzó en 2007. Las mayores diferencias desde el máximo del ciclo anterior se mantienen en la costa mediterránea (-42,3 %) y en las áreas metropolitanas (-38,8 %).