A pesar de los esfuerzos de la operadora de telefonía, demandada por FACUA en defensa de los intereses de los consumidores por la subida de precios del paquete Movistar Fusión, tras incrementar la tarifa dos veces a pesar de «ser para siempre», la demanda continúa su camino. Accidentado camino, sobre todo cuando se tiene en cuenta lo que la operadora se juega y los recursos de abogados de que dispone.

La demanda fue presentada por FACUA en el año 2015,  y el  21 de marzo de 2017 tuvo lugar el acto de audiencia previa en el juicio contra Telefónica, que se sigue ante el Juzgado de lo Mercantil nº 8 de Madrid. En dicha audiencia fueron tratadas fundamentalmente cuestiones procesales y de forma planteadas por Telefónica en su escrito de contestación a la demanda de la asociación de consumidores.

La compañía pidió el archivo de las actuaciones alegando que en este tipo de procedimiento en defensa de intereses colectivos, y con carácter previo a la presentación de la demanda, FACUA debió dirigirse por escrito a cada uno de los consumidores afectados (más de 4 millones) notificándoles su intención de demandar a Telefónica, no siendo suficiente la publicación del llamamiento a los afectados que esta asociación hizo en medios de comunicación de máxima difusión.

En base a este argumento de la operadora, no se habría seguido el procedimiento correcto y pedía, por lo tanto, el archivo de la demanda.Tras el debate procesal mantenido entre las partes sobre esta cuestión, en la referida audiencia previa, el juez decidió suspenderla y decidir sobre esta cuestión antes de seguir el juicio y entrar en el fondo del asunto (la ilegalidad de la subida de precios de Movistar Fusión).

Finalmente, el titular del Juzgado de lo Mercantil nº 8 de Madrid emitió un Auto de fecha 5 de abril de 2017 que daba la razón a Telefónica, considerando que FACUA debió notificar  a cada uno de los afectados por la subida, la  decisión de presentar la demanda, por lo que al no haberse seguido dicho procedimiento, acordó el archivo de las actuaciones. El juez, no obstante, y en el propio auto, manifiesta sus dudas y reservas con esta interpretación y orienta a FACUA como demandante a que recurra ante la Audiencia Provincial de Madrid.

FACUA recurre el Auto de archivo

El requisito de tener que comunicar, antes de presentar la demanda, a todos los posibles afectados por la subida de tarifas la decisión de ir a juicio contra Telefónica era injusto y desproporcionado, haciendo, además, inviable demandas en defensa de intereses colectivos en asuntos como éste, con más de 4 millones de clientes afectados en toda España. Y ello era así no sólo por la imposibilidad de tener los datos de los afectados para practicar una notificación fehaciente, sino además por el coste inasumible que representaría dicha comunicación. Por todo ello y por la declaración del  propio juez que resuelve el archivo, que manifiesta serias dudas sobre esta interpretación, FACUA decidió recurrir el Auto de archivo del procedimiento.

Al igual que FACUA, el Ministerio Fiscal, personado en el procedimiento, también presentó recurso por disconformidad con el auto de archivo y con argumentos similares a los defendidos por FACUA. De ser estimados los recursos continuaría el juicio, permitiendo entrar en el fondo del asunto y resolver si la subida de precios de Movistar Fusión fue abusiva e ilegal como la asociación de consumidores defiende.

Y en éste sentido, la Audiencia Provincial de Madrid notificó con fecha de 20 de octubre que tenía por presentados los recursos y acordaba su tramitación, estando pendiente de señalamiento para deliberación, votación y fallo.