El asco que le tiene el Gobierno a todo lo público es casi patológico y que la Sanidad es un negocio para sus amigos lo sabemos todos. Pero la desfachatez de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Monserrat, resulta evidente si contemplamos la composición del Consejo Asesor de Sanidad. En el mismo figuran varios miembros con grandes intereses en el sector privado, mientras que no se ha tenido en cuenta a ninguna de las organizaciones de consumidores más representativas del país para designarlas como integrantes. Buena muestra de lo que importan los consumidores a este ministerio, que tan sólo valora el interés de las grandes empresas.

FACUA-Consumidores en Acción critica que de las cuarenta y dos personas designadas para este órgano, por la ministra Dolors Monserrat,  tres son políticos (dos del Partido Popular y una del PSOE), ocho son miembros de la sanidad pública, seis de la privada y veinticuatro los profesionales de órganos o colegios médicos, farmacéuticos, enfermeros, abogados, sociólogos y filósofos. Tan sólo uno representa a los destinatarios: Tomás Castillo, presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes.

El anuncio de la nueva composición del Consejo Asesor de Sanidad lo ha hecho la ministra Dolors Monserrat, en una orden publicada en el Boletín Oficial del Estado el miércoles 14 de febrero. La vicepresidencia recae ahora sobre Francisco de Paula, director de Estrategia de la empresa multinacional de tecnología sanitaria Medtronic Ibérica; mientras que la secretaría general es para Ofelia de Lorenzo, abogada de un bufete especialista en derecho sanitario.

FACUA se sorprende de que el Ministerio apenas haya contado con agentes del sector público o de expertos en economía de la salud para este Consejo, que, como asegura el ministerio, se constituye como «órgano consultivo y de asistencia a la persona titular del Departamento en la formulación de la política sanitaria».

La asociación advierte del aumento de los intereses privados en el sector, con presencia de presidentes o directores de hospitales privados como HM o Quirón Salud, mientras los pacientes tienen una única representación en el órgano y no existe ninguna representación de las mayores organizaciones de consumidores del país, mermando así la capacidad para velar por los intereses y derechos de los usuarios ante las políticas en materia de sanidad.

Para FACUA, estos nombramientos reflejan el carácter mercantilista de la salud que está llevando a cabo el Gobierno desde hace años, con los sucesivos recortes en materia de sanidad.

Además, la asociación critica la ausencia de pluralismo ideológico en la composición del Consejo, que cuenta con una amplia gama de opiniones del sector profesional así como voces del sector político -tres de los nuevos miembros son Mario Mingo, exdiputado del PP; Cristina Garmendia, exministra socialista de Ciencia e Innovación, y Ruth Beitia, atleta y diputada de los Populares en el Parlamento de Cantabria-, pero que carece por ejemplo, de miembros de otro carácter político o más voces del lado de los destinatarios de este servicio público.