Parece que los tiempos en que las compañías aéreas hacían lo que querían con los usuarios están comenzando a acabarse. El Ministerio de Consumo ha anunciado que ejercerá la acción de cesación contra 17 aerolíneas por incumplir la ley en la información que dan a los usuarios sobre sus derechos ante vuelos cancelados. Según palabras de este ministerio, lo considera una «omisión de información engañosa por parte de las aerolíneas que supone una infracción de la normativa de defensa de los consumidores y una lesión de los intereses colectivos de cientos de miles de pasajeros».

La actuación del Ministerio de Consumo procede de una reivindicación de FACUA-Consumidores en Acción, contra diez aerolíneas por vulnerar la normativa que les obliga a reembolsar el importe de los billetes tanto a los pasajeros que sufran cancelaciones como los que no puedan volar como consecuencia de las medidas aprobadas por el Gobierno en el estado de alarma.

El Ministerio de Consumo ya había anunciado que llevaría a tribunales a las aerolíneas que siguieran vulnerando la ley. Ahora en un comunicado, ha señalado esta medida tras detectar que estas aerolíneas no han cesado en el desarrollo de una práctica comercial desleal al omitir información sobre el derecho al reembolso en un plazo de siete días al que obliga la normativa comunitaria europea y la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios.

FACUA destaca que hacía décadas que un ministerio con competencias en protección de los consumidores no anunciaba una acción judicial. La asociación valora positivamente la reacción del Ministerio de Consumo e insiste en reclamar a la AESA que abra expedientes sancionadores a las compañías. La confianza en que no se iniciarán este tipo de procedimientos contra ellas, es lo que está provocando que las aerolíneas vulneren de forma masiva la legislación, sumando ya más de 700.000 reclamaciones de pasajeros acumuladas en el Ministerio de Transportes.

Consumo también ha solicitado que sean declarados nulos todos los contratos por los que los viajeros hayan aceptado un bono sustitutorio del reembolso si este se ha adquirido mediante un consentimiento viciado. Es decir, cuando la compañía aérea no haya informado de este derecho al usuario y haya ofrecido el bono como única opción.

La Comisión Europea permite que las aerolíneas tengan derecho a la emisión de bonos como alternativa atractiva y fiable al reembolso del dinero, pero señala el carácter voluntario de la aceptación del bono por parte del pasajero o viajero. En caso de no ser aceptado por el cliente, la compañía aérea debe efectuar el reembolso del importe total del billete en un plazo de siete días a partir de la solicitud del pasajero.

Las 17 aerolíneas denunciadas por el Ministerio de Consumo son: Air Europa, Air France, Binter Canarias, EasyJet, Eurowings, Iberia (Iberia Express y Air Nostrum), Jet 2, KLM, Latam Airlines, Lufthansa, Ryanair, Scandinavian Airlines (SAS), Transavia, Thomson Airways (TUI), United Airlines, Volotea y Wizzair.