Como sucede con el turrón en los supermercado, cuando va entrando el invierno nos llega la subida de la luz. Dicen que es porque aumenta el consumo y claro…yo después de conocer el talante de las empresas energéticas no me lo creo, porque en noviembre, que es de lo que se trata, hemos tenido temperaturas altas, por encima de lo habitual.. Pero hay que aguantarse; así, el recibo de la luz de noviembre ha sido el más caro de lo que va de 2020, según el análisis de FACUA-Consumidores en Acción sobre la tarifa semirregulada PVPC. La factura del usuario medio ha sido de 68,50 euros, casi 13 euros por encima del mínimo histórico de 55,71 euros en que se situó en abril.

Este mes, el recibo del usuario medio ha experimentado una subida mensual del 6,0%, después de que en octubre bajase por primera vez en seis meses. En cuanto a la evolución interanual, se ha producido una leve bajada, del 0,4%, con respecto a los 68,79 euros de noviembre de 2019.

Aunque continúa reclamando al Ejecutivo un cambio en el modelo de fijación de tarifas, que favorece la especulación, el principal consejo de FACUA para abaratar la factura eléctrica sigue siendo contratar el denominado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). La mayoría de usuarios no tienen esta tarifa semirregulada y están abonando facturas infladas al haber contratado ofertas del mercado libre. Para acceder al PVPC tienen que contratarlo con una de las ocho comercializadoras de referencia impuestas por el Gobierno.

En cuanto al precio del kilovatio hora (kWh) de electricidad, en octubre se ha situado en una media de 13,47 céntimos (impuestos indirectos incluidos), frente a los 12,41 céntimos de septiembre. El importe más bajo del año, el de abril, fue de 9,98 céntimos.

La factura del usuario medio está un 10,6% por debajo de la de hace cinco años: en noviembre de 2015 representó 76,59 euros. Si se compara con el recibo de hace diez años, está un 3,5% por encima de los 66,20 euros de noviembre de 2010. Ahora habrá que estar atentos a lo que nos trae Papá Noel en diciembre y los Reyes en enero, que aquí hay para todos y los ejecutivos de Iberdrola quieren su aguinaldo.