«El confinamiento ha tenido un efecto negativo en mi condición física», es lo que reconocen los consumidores tras 41 días de aislamiento en casa, en una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios para conocer cómo están afrontando los consumidores el confinamiento en sus hogares y cuales están siendo las consecuencias de la situación.

OCU ha realizado una muestra de 1.000 personas de entre 18 y 74 años, representativa de la sociedad española, durante los días 16 y 17 de abril, preguntándoles por diversas cuestiones relacionadas con el impacto que el confinamiento ha tenido en su vida cotidiana,

De las respuestas se deduce que el confinamiento ha cambiado de forma radical las costumbres de los ciudadanos, obligados a permanecer en casa. Un 14% de los españoles no salió de casa por ningún motivo en la última semana. Quienes salieron lo hicieron para trabajar, comprar alimentos, medicamentos u otros productos (83%). La mitad salió únicamente un día y solo un tercio reconoce que sale más de un día a hacer la compra.  Un 25% de los españoles ha salido para ayudar a familiares.

Únicamente un 6% reconoce haber salido de casa para reunirse con familiares, un 7% para dar un paseo cerca de casa y un 5% para dar un paseo o correr lejos de su domicilio, actividades no permitidas durante el estado de alarma.

IMAGEN OCU advierte que de que el confinamiento está afectando al estado de salud en diferentes aspectos. Un 63% cree que está afectando de forma negativa a su condición física por las restricciones de movilidad. No menos importante es el impacto negativo que ha tenido en el bienestar psicológico para el 58% de los españoles. En su conjunto un 39% considera que su estado general de salud ha empeorado.

Un dato especialmente grave y de consecuencias aún no predecibles es el hecho de que en un 10% de los hogares se ha evitado ir a las Urgencias de un hospital por algún problema de salud importante (no relacionado con el coronavirus) por temor a contagiarse.

La encuesta de OCU pone de manifiesto el fuerte impacto que tiene el confinamiento en los hábitos de vida de los ciudadanos. En especial en su salud que en términos generales se ha visto afectada de forma negativa.