El reciente confinamiento,  que ha traído un mayor auge si cabe del comercio electrónico, también está impulsando un considerable incremento de la piratería y las estafas por internet. En este sentido, la Oficina de Seguridad de Internauta (OSI) informa de dos nuevos softwares maliciosos que amenazan a los usuarios y que han sido considerados amenazas de «importancia alta».  Se trata en primer lugar de una campaña de estafa por correo electrónico que se hace pasar por Facebook y utiliza el pretexto de que una de las imágenes del usuario en la red social se ha marcado como contenido inapropiado para difundir este software malicioso.

En el correo malicioso en cuestión se incluyen varios enlaces que descargan malware en el dispositivo del usuario, como ha alertado la Oficina de Seguridad de Internauta (OSI), que ha calificado la amenaza como de importancia «alta«. El contenido del mensaje de esta campaña de correos utiliza como pretexto que la cuenta de usuario de la red social ha sido bloqueada, debido a que alguien ha reportado una imagen del álbum como contenido inapropiado.

La OSI ha advertido de que cualquier usuario que haya recibido un correo de este tipo y haya pulsado sobre alguno de los enlaces y abierto el fichero de descarga puede haber resultado afectado por malware en su dispositivo.

La Oficina ha recomendado a los internautas afectados que lleven a cabo un escaneo de sus dispositivos con un programa antivirus actualizado. Las personas que hayan descargado el adjunto pero no lo hayan abierto posiblemente no estarán afectadas, pero se aconseja eliminar el correo electrónico malicioso y el archivo.

Pero esta alarma no es la única de esta semana, la OSI ha alertado también de una nueva campaña de phishing que suplanta a Banco Santander para hacer con los datos bancarios de los usuarios. El organismo indica que los usuarios reciben un mensaje a través del correo electrónico o de SMS donde se les anuncia la existencia de un nuevo sistema de seguridad de la entidad y les instan a activarlo para poder seguir utilizando su tarjeta bancaria.

Para ello, les pide acceder al enlace que aparece en dicho correo o SMS. La OSI alerta de que, en este caso, los ciberdelincuentes han falseado parte de la dirección del remitente para dar mayor veracidad al mensaje. Su redacción, además, no presenta errores de ortografía, algo que suele ser habitual en este tipo de engaños.