Las entidades bancarias aseguran que no cobrarán intereses por los aplazamientos de hipotecas y créditos personales de consumo, que se articulen mediante préstamos personales, modificaciones u otras fórmulas que determinarán caso a caso.

Según han comunicado a a Asociación de Usuarios Financieros  (ASUFIN), cualquiera de las soluciones ofrecidas al cliente no supondrá mayor carga financiera, sino que se articulará como un préstamo personal a meros efectos contables. Se espera que las entidades financieras opten por la fórmula más sencilla para los clientes, evitando novaciones que supongan más gastos de notaría, registro e impuestos.

Desde ASUFIN se valora muy positivamente esta aclaración, agradeciendo a las entidades que tomen la iniciativa de apoyar a sus clientes en estas circunstancias con aplazamientos de deuda razonables.  Insiste la asociación en la idea de que no defienden en ningún momento la condonación de cuotas, sino mecanismos de carencia (la deuda no se deja de pagar, se aplaza).

Con todo, la Asociación de Usuarios Financieros asegura, que se mantendrán  vigilantes para verificar que no se carga a los clientes con créditos puente o refinanciaciones, que pueden añadir deuda a sus préstamos y generan mayor vulnerabilidad financiera de cara a la situación crítica que vivimos y viviremos a consecuencia de la pandemia.