Las medidas de ayuda de los bancos centrales pueden comenzar a causar que la inflación comience a subir, lo demuestra el Euríbor, el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, que subió ligeramente en marzo. El índice se situará en el entorno del -0,265%, frente al -0,288% de febrero, impulsado por las medidas de inyección de liquidez adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) ante la crisis del coronavirus. Con el mes de marzo el Euríbor se sitúa ya cuatro años y un mes en negativo.

El ligero ascenso de marzo continúa abaratando las hipotecas. Así, las hipotecas de 150.000 euros a 30 años con un diferencial de Euríbor +0,99% a las que les toque revisión, experimentarán un abaratamiento de 104,64 euros en su cuota anual respecto al mismo mes del año pasado, es decir, bajarán 8,72 euros al mes.

Las previsiones de que el Euríbor entraría en terreno positivo durante el 2020 han resultado erróneas ya que, tras situarse en el -0,108% en febrero del 2019, comenzaron a caer de nuevo, alcanzando su mínimo histórico en agosto con un -0,356%.

Desde ese momento ha mantenido un comportamiento errático con una cierta tendencia, muy ligera, al alza, y tras 5 meses de ligeros incrementos volvió a descender el pasado mes de febrero. Y lo hubiera vuelto a hacer en marzo, como se pudo comprobar durante los primeros diez días del mes, si no hubiera llegado el coronavirus.
Ha sido posiblemente la decisión de Lagarde, de no bajar más los tipos e inyectar dinero en el sistema lo que ha traído su cambio de tendencia. para hacernos una idea, el pasado 12 de marzo había alcanzado, con -0,368% su mínimo histórico.