El Instituto Nacional de Estadística ha confirmado el enfriamiento del sector inmobiliario al asegurar que el número de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) se situó en 20.385 en agosto. Esta cifra es un 29,9 % menos que el mismo mes de 2018. Hacía ya tres años que no se producía una cifra tan baja en la contratación hipotecaria, en concreto desde octubre de 2016.

En línea con el incremento del precio de la vivienda, el importe medio de las hipotecas firmadas en agosto es de 128.501 euros, es decir, con un incremento aumento del 5 %. Por su parte descendió un 26,4% el capital prestado, hasta situarse en 2.619,4 millones de euros.

Pero si los datos interanuales son malos, los datos mensuales son aún más negativos, ya que el número de hipotecas sobre viviendas en agosto retrocedió un 38,9 % en comparación con el mes de julio, lo que supone el mayor descenso en un mes de agosto de los últimos cinco años. Lo mismo pasa con el capital prestado para este tipo de hipotecas, que bajó un 35,3 % en agosto en relación con julio. El único indicador que aumenta, por el incremento en el precio de la vivienda, es el capital medio prestado, un 5,8 %.

Por comunidades autónomas, las que constituyeron más hipotecas sobre viviendas en agosto, como ya viene siendo habitual, fueron Andalucía (3.924), Cataluña (3.607) y Madrid (3.208). También fueron la comunidades en las que se prestó un mayor capital con Madrid,  (589,1 millones de euros) en cabeza, seguida por Cataluña (507,4 millones) y Andalucía (438,5 millones).

Aunque en términos relativos, todas las comunidades registraron tasas anuales negativas en el número de hipotecas sobre viviendas, con descensos importantes en La Rioja (–61,5 %), Extremadura (–53,8 %) y Navarra (–52,9 %). En la zona contraria de la tabla, con descensos menores encontramos Valencia (–9,1 %), Cataluña (–19,4 %) y Murcia (–20,2 %).

En las hipotecas constituidas sobre viviendas, el tipo de interés medio es del 2,55 % (un 3 % inferior al de agosto de 2018) y el plazo medio de 24 años. El 58,2% de las hipotecas sobre viviendas se constituye a tipo variable y el 41,8% a tipo fijo. El tipo de interés medio al inicio es del 2,29% para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable (con un descenso del 5,4%) y del 3,01% para las de tipo fijo (un 0,1% menor).