Hasta un 10% de los españoles que tenían decidido hipotecarse para adquirir vivienda, ya sea segunda residencia, cambio de la habitual o inversión, no lo harán en estos momentos por la situación de incertidumbre económica que vive el país, según arroja el I Barómetro ASUFIN de Hipotecas, que recoge datos a 4 de julio de 2020.

Este cambio de tendencia movido por la pandemia hará aplazar, sobre todo, firmas de hipotecas destinadas a segundas residencias, en el 43% de los casos, y de cambio de vivienda habitual, en el 33%. Menos afectadas quedan las decisiones de compra de inmueble para invertir, que aplazarán el 14% y las de primera compra de vivienda habitual, en el 10% de los casos.

Los motivos que subyacen están relacionados con la coyuntura que vive el país: el 62% admite miedo a la situación económica y el 17%, haber visto disminuidos sus ingresos. Sin embargo, el 19% también declara que no comprará a corto plazo porque cree que va a encontrar mejores precios más adelante.

La situación actual también genera buenas oportunidades en el mercado y un pequeño porcentaje de los encuestados, un 0,1%, admite que ahora sí se decidirá a firmar hipoteca para comprar vivienda. En este caso, el cambio de opinión se dirige a una tipología muy concreta de vivienda: más de la mitad, el 57%, se decidirá por una vivienda para invertir, seguido de un 22% que se muestra favorable a adquirir una segunda residencia y un 14%, compra de primera vivienda habitual. En este segmento, sólo un 7% contempla hipotecarse para cambiar de vivienda

Buena parte de las razones que mueve a estos encuestados tiene que ver con considerar que hay en el mercado buenas oportunidades de inversión, que así lo piensa el 43%. El 33,5% declara que ahora encontrará mejores precios, el 20%, que las condiciones de financiación en estos momentos son mejores.

Por otra parte, el I Barómetro ASUFIN de Hipotecas examina el mercado hipotecario con datos actualizados a 23 de julio y determina que los precios medios totales (en términos TAE) de los productos bancarios se sitúan en el 3,15% para hipotecas a tipo fijo y en el 2,64% en el variable. Estos precios se reducen ligeramente si consideramos hipotecas con contratación asociada de otros productos (como seguros de hogar o vida) y pasan a ser del 2,73% para hipotecas a tipo fijo y del 2,09%, a tipo variable.