El barómetro de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España indica que más de un millón y medio de personas mayores de 65 años de edad en España han ayudado económicamente a sus familiares en el último mes.

 

Esta ayuda económica para el entorno familiar ha venido acompañada también de ayudas solidarias en otras cuestiones, puesto que más de la cuarta parte de este segmento de población ha hecho además alguna donación (dinero, ropas o alimentos) a asociaciones y organizaciones.

 

En total, en el último mes, el 67,5% de los mayores de 65 años, lo que se traduce en más de 5,5 millones de personas, ha realizado alguna actividad no remunerada, aparte de las propias del hogar, prestando apoyo solidario a otras personas o colectivos.

 

En el extremo opuesto, tan sólo tres de cada diez de las personas entrevistadas en el barómetro han declarado no haber realizado ninguna actividad no remunerada, aparte de las propias del hogar.

 

La ayuda de las personas mayores es en diversas ocasiones recibida por varios beneficiarios. Así, el 6,9% de los que ayudan a su familia también prestan algún tipo de ayuda a sus vecinos o amigos, el 11,2% participa realizando alguna actividad solidaria a través de una ONG y el 21,7% hace donaciones.

 

El peso de las personas mayores de 65 años que realizan actividades de apoyo a sus familias, amigos o vecinos es notablemente más alto entre las mujeres, los menores de 75 años y entre quienes tienen menor capacidad de gasto.

 

Sin embargo, las personas solteras, separadas o divorciadas participan con un porcentaje inferior en las actividades de apoyo solidario (38,9%), respecto a los casados (40,5%) y a los viudos (40,2%).