Llegan las Navidades y con ellas los excesos de todo tipo. Los que cometemos nosotros salen de nuestros bolsillos, al igual que los cometidos por los políticos que hemos elegido. Y aquí surgen la moral y la ética de determinadas acciones derrochadoras. FACUA-Consumidores en Acción pide a los alcaldes que compitan en solidaridad y calidad de sus servicios públicos en lugar de en luces navideñas. La asociación considera un espectáculo obsceno y bochornoso que en capitales como Madrid, Vigo y Málaga se juegue a ver quién gasta más dinero público en alumbrado para las fiestas mientras hay familias que pasan frío porque no tienen ni para pagar la luz de sus viviendas. Ello sin hablar de la factura de la contaminación que pagamos también entre todos.

Málaga ha gastado más de 800.000 euros en el montaje, Vigo ha destinado en torno a 1,1 millones y Madrid superará los 3 millones, un 27,7% más que el año pasado. Con 3 millones de euros se paga la factura eléctrica mensual de casi 43.000 familias, advierte FACUA, que lamenta este descomunal abuso en el uso del dinero de todos los madrileños mientras se devalúa la calidad de servicios como el Samur-Protección Civil, cuyos trabajadores han llegado a declararse en huelga por la falta de medios técnicos y humanos. A la vez que Almeida critica que se proporcione el teléfono del Samur a los necesitados de ayuda.

FACUA no cuestiona que los ayuntamientos subvencionen con el alumbrado navideño la promoción del comercio y la hostelería local, pero sí el exceso en el que incurren numerosos municipios en esta inversión mientras tienen desatendida la calidad de servicios públicos como la limpieza y el transporte o no destinan recursos suficientes a ayudas sociales. También critica la carrera por adelantar la fecha de inicio de la iluminación, que más allá del incremento del consumo energético se traduce en una invitación a celebrar las fiestas desde un mes antes de su inicio, un permanente llamamiento al consumismo que poco ayuda a la deficitaria economía de muchas familias.

Si los alcaldes quieren competir en lo que muchos llaman espíritu navideño, FACUA les invita a lanzarse a una carrera por demostrar quién invierte más en fomentar el consumo responsable en estas fechas para reducir el endeudamiento de las familias, o en quién bate todos los récords en solidaridad, en la atención a gente necesitada que precisa ayudas sociales para comer y pagar la luz así como en ayudar a personas sin techo, que en estas fechas lo pasan peor que nunca por las temperaturas extremas. Los que duermen en las calles de Madrid se han multiplicado este año…¿les servirán de algo los excesos con la iluminación?